Crónica Ya en MP3.- Enrique Iglesias publica 'Insomniac': "un viaje en busca de mi alma"

Actualizado 08/06/2007 16:04:22 CET
Actualizado 08/06/2007 16:04:22 CET

Crónica Ya en MP3.- Enrique Iglesias publica 'Insomniac': "un viaje en busca de mi alma"

- "Nunca he sufrido tanto grabando un álbum", confiesa el intérprete sobre su octavo disco

MADRID, 8 Jun. (OTR/PRESS- M.Martorell) -

Enrique Iglesias ha vuelto. Ocho discos ha lanzado ya al mercado el hijo pequeño del 'crooner' latino más famoso de todos los tiempos, Julio Iglesias, y amenaza con seguir llenando los locales de nuestro país con sus hits pop-dance. 'Insomniac' llega tras cuatro años de parón artístico, un tiempo en el que Enrique ha estado de viaje "buscando mi alma y descubriéndome a mí mismo" visitando lugares tan diferentes como Los Angeles, Miami o Suecia. Sin embargo, parece haber sido un proceso difícil para este madrileño afincado en Estados Unidos, pues él mismo asegura que "nunca he sufrido tanto grabando un álbum".

'Do you know (The pong pong song)' es el primer single para el mercado anglosajón de 'Insomniac', un disco que sale a la venta el próximo 11 de junio y que ha quedado finalmente compuesto por 15 temas inéditos, además de una nueva versión de una de sus canciones más míticas 'Hero'. La versión española del single presentación se llama 'Dímelo' y, como no podía ser de otra forma, el videoclip es un escaparate tanto para el cantante como para toda una serie de bellas mujeres que se contonean frente a las cámaras.

De los 16 temas que componen el octavo álbum de Enrique Iglesias tres han sido grabados en español, además de 'Dímelo', 'Alguien soy yo' y 'Amigo vulnerable'. El resto de las canciones son en inglés, y han sido grabadas en Estados Unidos y Suecia a lo largo de un proceso que ha durado tres años y durante el cual el cantante ha contado con productores de renombre internacional. Además, el rapero Lil'Wayne participó en la canción 'Push', introduciendo sonidos hip-hop con los que Enrique "había experimentado antes, pero con los que no me sentía realmente conforme", hasta ahora.

"Cuando empecé con este disco no estaba muy seguro del sonido específico que estaba buscando", señala Enrique Iglesias en declaraciones a su página web recogidas por OTR/Press. "Lo que sí sabía era que quería tener un repertorio respetable. En otras grabaciones empezaba siempre con una docena de ideas, pero esta vez escribió entre 40 y 50 nuevos temas", explica el cantante, que añade que también pasó mucho tiempo intentando llegar al sonido que quería para el disco.

TRABAJANDO DE NOCHE

"Al principio quería hacer una grabación que tuviera un sonido 'cool', pero me dije a mi mismo: que le den, no quiero tomarme a mí mismo tan seriamente. La verdad es que sólo quiero estribir las canciones que me gusten. Tan simple como eso", asegura Enrique Iglesias, que explica el título del disco, 'Insomniac', en que "cuando grabo un disco, trabajo por la noche". "Así que, basícamente, he pasado tres años trabajando de noche y durmiendo durante el día. La palabra 'Insomniac' es la primera que me vino a la mente cuando pensaba un título para el álbum", confiesa.

Además, asegura que el álbum ha ido cambiando a lo largo de los tres años que se ha dedicado a él, "si escuchas el disco hace dos años no tiene nada que ver con lo que es hoy", señala, antes de añadir que el proceso de tres años de grabación "ha sido un viaje en bucas de mi alma y de descubrimiento de mi mismo". Con las otras 20 canciones que grabó y que nunca llegaron a incluirse en 'Insomniac', Enrique Iglesias no tiene muy claro qué hacer, aunque asegura que esa veintena de 'b-sides' "nunca verán la luz del día" también deja claro que "si quisiera podría grabar un segundo álbum".

Y concluye Enrique Iglesias: "No voy a proclamar, como hacen todos los artistas, que este nuevo álbum es mi mejor disco o el único con la mejor producción o la mejor canción. Pero una cosa es segura, lo he dado todo en este disco, corazón y alma".

OTR Press

Julia Navarro

La hora de la verdad

por Julia Navarro

Pedro Calvo Hernando

De Rufián a Greta

por Pedro Calvo Hernando