Actualizado 28/06/2007 02:00 CET

Antonio Casado.- Cañizares, contra el "mal"

MADRID, 28 Jun. (OTR/PRESS) -

Desordenado y mal traído parece el ataque del Episcopado contra la "Educación para la Ciudadanía", asignatura obligatoria de nueva creación en el desarrollo de la LOE. Con algún toque apocalíptico. Por ejemplo, esa absurda atribución de intenciones que consiste en endosar al Gobierno el objetivo de tunear las conciencias al gusto del PSOE. O el iracundo y reciente desahogo del cardenal primado contra los propios enseñantes de la FERE (Federación de Empresarios de la Enseñanza Religiosa), por haber tenido éstos la osadía de integrar la asignatura en sus programas educativos: "Los centros religiosos que impartan la nueva asignatura estarán colaborando con el mal", ha declarado monseñor Antonio Cañizares.

Veamos. Sin rehuir la obligación de cumplir una ley aprobada por el Parlamento, los miembros de esta organización que ahora se ven interpelados por monseñor Cañizares, entendieron en su día que una parte de los contenidos de la asignatura podían no encajar en su ideario religioso. Así se lo trasladaron al Gobierno y los responsables del Ministerio de Educación no tuvieron ningún problema en acordar la correspondiente adaptación. Los resultados de aquel diálogo franco ya están recogidos en un libro de texto publicado por SM, la editorial propia de la FERE. Será el que manejen los alumnos de estos centros religiosos, donde no ha causado mayor problema de conciencia ni de ningún otro tipo la inclusión de una asignatura de educación cívica cuyos referentes son la Constitución Española y la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Para monseñor Cañizares, sin embargo, eso es colaborar con "el mal". Vaya por Dios, nunca mejor dicho.

Es como caminar hacia atrás por el túnel del tiempo. La Iglesia se resiste a ceder ámbitos de poder al Estado. Es un clásico en la historia de Occidente, con sus correspondientes bandazos entre el teocentrismo y el cesaropapismo, según el signo dominante de una u otra institución. Por no buscar los antecedentes nacionales, mucho más sombríos, mucho más sórdidos, de obscena colaboración de la Iglesia con la rebelión militar de 1936 y el posterior régimen franquista. Polvos y lodos. De esta todavía reciente memoria de la España sórdida y de aquellas históricas pugnas por el marcaje de las respectivas esferas de poder, estos lodos. Tardíos, de menor cuantía y escaso recorrido. Solo dan para un par de editoriales en la Prensa más identificada con la derecha de siempre, donde se ha llegado a rebautizar retóricamente la asignatura como "Educación para el Socialismo", y como elemento suplementario de la reyerta política permanente entre el Gobierno y el PP.

Sin embargo, ahí está ese sonoro rasgado de vestiduras de los obispos y de un sector del partido liderado por Mariano Rajoy porque Zapatero, el muy "rojo", quiere colonizar el alma y la mente de los alumnos de primaria y de secundaria a espaldas de la Familia y de la Iglesia. Ni que fuera el anticristo.

Antonio Casado.

OTR Press

Luis Del Val

A tontas y a locas

por Luis Del Val

Julia Navarro

Problemas

por Julia Navarro

Isaías Lafuente

Catálogo de ausencias

por Isaías Lafuente