Actualizado 16/01/2007 01:00 CET

Antonio Casado.- ZP-Rajoy: más de lo mismo

MADRID, 16 Ene. (OTR/PRESS) -

Aunque la entrega de este comentario es anterior a la sesión parlamentaria del lunes, donde el presidente del Gobierno iba a recabar la unidad democrática frente al terrorismo, todo apunta hacia una nueva escenificación del desencuentro entre el Gobierno y el Partido Popular.

Las declaraciones previas de Rajoy eran muy elocuentes. Decía el líder del principal partido de la oposición que apoyará a Zapatero si vuelve al Pacto Antiterrorista para derrotar a ETA y no para dialogar con la banda. Pero eso no sería apoyar al presidente sino aceptar que el presidente le apoyase a él. O sea, que el Gobierno actúe al dictado del PP, lo cual supone una perversión de las reglas del juego, por mucho que Rajoy hable y no pare de lo bien que nos fue a todos el Pacto Antiterrorista y de lo bien que nos iría a todos si se reactivase.

Lo malo de este discurso es que está construido en el vacío. O sea, no sobre hechos verificables sino sobre sospechas, según un arbitrario proceso a las intenciones de Zapatero. Su carga reprobatoria básica se centra en una negociación con precio político que el Gobierno siempre ha negado. O en un proceso de diálogo que, primero, nunca llegó a arrancar a causa de la violencia practicada por ETA tras del alto el fuego del 22 de marzo, y segundo, el Gobierno ha dado por finalizado cuando ETA decidió romper esa tregua con el atentado del 30-D.

Sin embargo, es cierto que el presidente no es explícito cuando se le pregunta por el futuro del "proceso" después del atentado en la T-4 de Madrid. En sus amplísimas declaraciones del domingo a "El País" se le hizo la típica pregunta sin escapatoria: ¿Está usted dispuesto a asumir la formulación "Nunca volveré a negociar con ETA"? Respuesta evasiva. El presidente se va por la tangente, como ya hizo en la rueda de prensa de la tarde del atentado. Sobre el presente y el "mañana inmediato" reitera que el diálogo está en "punto final", pero deja elíptico un ya veremos para un futuro a mayor o menor plazo.

Sobre ese vacío o esa puerta no del todo cerrada a la eventual refundación del "proceso" construye su discurso Mariano Rajoy, que se alimenta, pues, de la ambigüedad de Zapatero. El presidente lo sabe y lo incentiva porque le conviene retener al PP en esa posición del retorno imposible al Pacto Antiterrorista. A su vez, a Rajoy le conviene -esa es su apuesta, al menos-, mantenerse en esa posición diferenciada y seguir esperando el descarrilamiento político de Zapatero.

En consecuencia, y aún antes de iniciarse la sesión parlamentaria del lunes, se puede adelantar con escaso margen de error que seguimos en las mismas. A la vista de sus respectivos cálculos electorales, ni el PSOE ni el PP están por la labor de unirse para echar a ETA de nuestras vidas. Es la triste realidad.

Antonio Casado.

OTR Press

Isaías Lafuente

Catálogo de ausencias

por Isaías Lafuente

Francisco Muro de Iscar

El poder del resentimiento

por Francisco Muro de Iscar