Francisco Muro de Iscar.- Economía de Antón Pirulero

Actualizado 27/02/2009 1:00:34 CET
Actualizado 27/02/2009 1:00:34 CET

Francisco Muro de Iscar.- Economía de Antón Pirulero

MADRID, 27 Feb. (OTR/PRESS) -

Mientras Garzón juega a Antón Pirulero -"cada cual que atienda a su juego"- sin pagar prenda, y todos andamos enmarañados donde algunos quieren, no inocentemente, en vísperas electorales, lo importante, las cosas de comer, sigue igual. Es decir, mal. "Es la economía, estúpidos", pero nadie hace caso a la economía. Dicen que el presidente del Gobierno ha invitado a la CEOE a comer este viernes después del Consejo de Ministros, porque necesita urgentemente un acuerdo y una foto, independientemente de que los problemas encuentren o no solución. Parece que los sindicatos, incluida UGT, aceptan un acuerdo blando que siga protegiendo activamente a los que se quedan sin empleo, con lo que todos podemos estar de acuerdo, pero sin medidas para favorecer la creación de empleo que es lo que deberíamos buscar. La CEOE pide un plan anticrisis que se resumen en más empleos pero con despido más barato. Si siguen discutiendo si son galgos o podencos, acabarán viniendo los perros y cazarán a los conejos.

A Zapatero le gusta Obama pero no parece dispuesto a copiar a Obama. "En tiempos de crisis no podemos permitirnos gobernar dejándonos llevar por la rabia" ha dicho el político norteamericano en algo que nos gustaría que copiaran por aquí. "No voy a gastar un solo céntimo en premiar a un solo ejecutivo de Wall Street, pero haré todo lo que sea necesario para ayudar a que los pequeños empresarios puedan pagar a sus trabajadores o que las familias ahorradoras puedan tener una hipoteca. No se trata de ayudar a los bancos, sino a la gente". Me gustaría escuchar eso a nuestro presidente y que fuera consecuente. Pero no van los tiros por ahí. Obama ha prometido corregir el déficit, limitar drásticamente los incrementos del presupuesto que no estén soportados por nuevos ingresos, y recortar de manera decidida los impuestos, aunque los subirá para las rentas de más de 250.000 dólares y sobre las ganancias del capital. Obama sabe que "el 90 por ciento de los empleos se crean en el sector privado. Son las empresas, no el Estado, el motor del crecimiento de este país".

Aquí, por el contrario, el gasto público y el déficit se disparan sin que se vea ningún avance y el Estado se endeuda ¡a un ritmo de 800 millones de euros cada día!. En lugar de invertir en nucleares, para garantizar abastecimiento e independencia como Francia e Italia, lo fiamos todo a las renovables, y en lugar de poner las condiciones para que las empresas creen nuevos empleos, de hacer EREs o de pagar las deudas que ahogan a los empresarios que trabajan para las Administraciones, se tira el dinero con parches. La última medida, la de descontar el 50 por ciento de las multas de tráficos por pronto pago es otra muestra de mal gobierno. Si la cuantía es excesiva, ¿por qué nos roban? Y si es ajustada, ¿cómo se puede descontar el cincuenta por ciento salvo que la caja esté vacía y haya que recaudar como sea?. El diálogo social está roto, aunque los sindicatos estén escondidos. Si Zapatero no convence a la patronal o si ésta no arranca otras medidas al presidente, seguiremos instalados en el dulce y confortable no hacer nada. Eso es lo peor.

OTR Press

Luis Del Val

Una juez de Teruel...

por Luis Del Val

Julia Navarro

Juego de engaños

por Julia Navarro

Isaías Lafuente

¿Revivir a ETA?

por Isaías Lafuente