Publicado 11/06/2021 08:01CET

Isaías Lafuente.- El rumbo de Colón

MADRID, 11 Jun. (OTR/PRESS) -

Cristóbal Colón descubrió América porque equivocó su rumbo. Aquel error acabó en éxito, siempre considerado desde la óptica del navegante y del reino que amparó su aventura, que ya saben que en esta materia hay opiniones discrepantes. También las hay entre quienes el próximo domingo emprenderán de nuevo viaje a la plaza de Colón. Ciudadanos ya sabe el coste que tuvo sumarse al primer viaje y emprender después singladuras políticas de la mano de Vox. El PP sigue instalado en el "ni contigo ni sin ti", vuelve a compartir espacio y fines con la ultraderecha, pero se está cuidando mucho de no salir en la misma foto, que la anterior pesó mucho.

Algunos barones del PP --los de Galicia, Castilla y León y Andalucía--, conscientes de que quien evita la ocasión, evita el peligro, han excusado su presencia alegando problemas de agenda, aunque dicen compartir los motivos de la manifestación. Y quizás ellos se lo crean, pero resulta increíble. Porque el PP de Casado no pierde un solo día en elevar la temperatura del debate político para calentar la convocatoria y los calificativos hacia los posibles indultos a los líderes del procés y a quien eventualmente los promoverá, Pedro Sánchez, no encuentran límites. Para el PP Sanchez es un traidor, el indulto es ilegal e ilegítimo, lo adoptará sólo por razones de supervivencia política y la ofrenda a los independentistas esconde secretas contraprestaciones que acabarán en el suicidio de España, en palabras de José María Aznar.

Y claro, si la situación es tan grave y si estos barones populares ausentes comparten los motivos de la respuesta de Colón, resulta increíble que la agenda les impida participar. ¿Quién puede pensar que la asistencia a las fiestas de Salamanca, la causa esgrimida por el presidente de Castilla y León, es más importante que evitar el suicidio de la nación? Nadie. Así que cabe pensar que estos barones no asistirán porque la causa o los acompañantes no les parezcan tan nobles. Porque de la misma manera que no todos los socialistas comparten la concesión del indulto, es posible que muchos dirigentes de la derecha no lo vean con malos ojos o, al menos, no les parezca causa suficiente para que España se rompa. Apocalíptico anuncio que se repite una y otra vez sin que el vaticinio se haya cumplido.

Contador