José Cavero.- Trama Correa, Garzón suma y sigue

Actualizado 27/02/2009 1:00:16 CET

MADRID, 27 Feb. (OTR/PRESS) -

Hasta que no se termine de elaborar y se desvele en su totalidad el secreto del Sumario Gürtel, o Sumario Correa, sobre los comisionistas que, a la sombra del PP, se habrían "forrado" con la ayuda de altos cargos del PP en la última década, organizando congresos y otros eventos sufragados por Ayuntamientos, Diputaciones o Gobiernos autonómicos del PP, no se podrá determinar la dimensión del escándalo, que, en todo caso, es grandísima y es muy probable que tenga "efectos electorales".

El juego es múltiple: para unos, Garzón juega, de acuerdo con el Gobierno, para desprestigiar al PP "en pequeñas dosis", con un goteo permanente de filtraciones de su famoso sumario no terminado. De otro lado, los dirigentes del PP atacan al famoso juez y le acusan reiteradamente de rozar o emplear abiertamente la prevaricación, por mantenerse al frente de una investigación que, al haber "tropezado" con personajes aforados, debiera haberse trasladado de inmediato a los Tribunales Superiores territoriales o al Supremo. ¿Es ésa la doctrina, o tiene el juez atribuciones para seguir sus investigaciones hasta concluirlas definitivamente, y sólo entonces elevar sus conclusiones a los Tribunales Superiores correspondientes?

Esa es la discusión jurídica del momento... De momento, el juez Garzón sigue al frente de la investigación, y hoy interrogará a media docena de presuntos implicados. Ayer tuvo una actuación llamativa, para algunos "de escándalo", tras haberse filtrado que los dos nuevos aforados del PP incursos en la trama eran el tesorero Luis Bárcenas y el portavoz González Pons. Garzón salió al paso de esta información para negar que Pons apareciera en esa relación, y en cambio, fue sustituido por el europarlamentario del PP Gerardo Galeote -no confundir con el ex diputado socialista Guillermo Galeote-.

Mientras tanto, el PP, con Trillo a la cabeza, entregaba en el Supremo su recurso contra el juez, para quien reclama toda suerte de castigos y penas, sobre todo, y para empezar, que sea retirado del caso de manera fulminante y severísimamente sancionando con la inhabilitación durante diez o vente años... . Algunos jueces han criticado la oficiosidad impresentable y el acoso y asedio del PP por presionar a los jueces, a este en particular, en el ejercicio de sus competencias.

De momento, la dirección del PP sigue dando su apoyo a los presuntos implicados, por más que las filtraciones de las grabaciones que parecen haber sido empleadas por el juez impliquen abiertamente al tesorero del PP con la trama corrupta: "Le llevé mil millones de pesetas por adjudicaciones de la época de Cascos", dice uno de los implicados. Correa, se asegura, logró casi cinco millones de euros en decenas de contratos de AENA y otros seis en contratos en Valencia. El PP, sin embargo, sigue asegurando que es plenamente inocente de una presunta financiación irregular del partido...

Por más que se asegura que el hoy senador Luis Bárcenas maneja dinero del partido desde la época de Fraga, los populares deciden apoyarle hasta conocer de qué se le imputa y contraatacan. Con Trillo al frente, el PP acude y recurre al Supremo y Rajoy clama, indignado con el juez, y exige una justicia imparcial y también en apariencia. El PP asegura que hay una caza de brujas y se lamenta de la campaña de filtraciones sobre el Caso Gürtel.

Este miércoles reclamó atenciones particulares el hecho de que Garzón desmintiera ayer que González Pons, el portavoz del PP, fuera otro de los presuntos implicados en la trama. En su lugar, situó a Gerardo Galeote, hijo de un ex concejal de Boadilla que viajó con el alcalde González Panero a Miami para comprar inmuebles.

Y mientras todo esto sucede, y por si faltaba algún otro detalle, el diario Público proporciona hoy una información según la cual, el vicepresidente del CGPJ, Fernando De Rosa, visitó la sede de la Generalitat de Valencia después de que se conociera una filtración que ponía bajo sospecha al presidente Camps. De Rosa, que colaboró con Camps en el Gobierno, antes de ser designado vicepresidente del Consejo del Poder Judicial, hizo aquellos días unas declaraciones "sublimes", y por las que ha pedido disculpas. En ellas, elogiaba la calidad y honestidad de Camps y acusaba a Garzón de prevaricación. O sea, De Rosa llueve sobre mojado...

OTR Press

Luis Del Val

Masturbarse en catalán

por Luis Del Val

Antonio Pérez Henares

Cuando el Cid era republicano

por Antonio Pérez Henares

Fermín Bocos

La debilidad de Sánchez

por Fermín Bocos