A vueltas con España.- Hay prisa por bajar las pensiones.

Actualizado 20/05/2013 14:00:37 CET

MADRID, 20 May. (OTR/PRESS) -

A la vuelta de la esquina está otra reforma de las pensiones. Avanza con tanta prisa que podría aplicarse ya el año que viene. Obviamente, no se trata de nada bueno: las pensiones medias tenderán a bajar, una vez aplicados los mecanismos de ajuste en el gasto que diseña estos días un grupo de expertos afines al Gobierno y a las aseguradoras, en el que también están algunas personas próximas a los sindicatos y a la izquierda, en minoría. No solo están en juego las pensiones del futuro, que ya lo estaban, sino que también lo están las pensiones actuales.

El Gobierno de Mariano Rajoy lleva tiempo creando un clima favorable para 'tocar' las pensiones, en busca de una nueva reforma cuyo objetivo principal sea alargar la edad de jubilación. Como no se quiere aumentar los ingresos, se parte de la base -lógica en ese caso- de que el sistema actual puede ser inviable a medio plazo, debido al creciente envejecimiento de la población y al aumento de la esperanza de vida; máxime si, además, la economía sigue en fase de recesión y caída del empleo, ya que la aportación de un número decreciente de ocupados podría resultar insuficiente para mantener el propio sistema.

La solución más fácil es, sin duda, ampliar el número de años de ocupación para acceder al 100% de la pensión. Otra opción es calcular las pagas sobre el conjunto de la vida laboral. Y una tercera no actualizar las pensiones según el coste de la vida, sino en función de los ingresos y gastos de la Seguridad Social. Son medidas duras, pero que esta crisis ha puesto encima de la mesa del Gobierno, del mismo modo que el propósito de desincentivar las jubilaciones anticipadas para acercar la edad real de jubilación a la edad legal, a sabiendas de que el número de trabajadores que cotizan cayó a dos por pensionista.

Las propuestas que aporten los expertos que preside Víctor Pérez Díaz serán debatidas con empresarios y sindicatos, para pasar después a manos del Congreso, donde el PP aspira a no quedarse solo en la reforma. Si persiste la negativa a incrementar los ingresos, ya sea mediante cotizaciones o impuestos, para la Oposición queda poco margen de diálogo, salvo discutir cómo se ajusta el gasto.

OTR Press

Victoria Lafora

Marear la Constitución

por Victoria Lafora

José Luis Gómez

¿Marruecos en Iberoamérica?

por José Luis Gómez

Fernando Jáuregui

El 'pacto de las puñetas'

por Fernando Jáuregui