Luis del Val.- Una fiscal adivina

Publicado 17/06/2014 12:00:14CET

MADRID, 17 Jun. (OTR/PRESS) -

La fiscal Elvira Tejada constata que la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos, entre diciembre de 2012 y enero de 2013, tuvo acceso a datos de más de 60 millones de llamadas telefónicas de los contribuyentes españoles. Sin embargo, da carpetazo al caso, porque entiende que la Fiscalía no puede concluir que se vulnerara la intimidad de las personas. O sea, que los Estados Unidos espiaron a los españoles -como espiaron a todos los europeos- pero como sin ganas, sin malicia, por aburrimiento, más bien para entretenerse. "¿Qué hacemos este mes?" se preguntaban en la Agencia Nacional de Seguridad, de Estados Unidos. "¿Qué os parece si escuchamos lo que dicen los españoles por teléfono?". "Pues, vale", es decir "O.K." en inglés. Y se entretenían recogiendo las conversaciones de sesenta millones de llamadas, pero como símbolo estadístico, nada más, sin meterse en honduras. "Mira, Mariano Rajoy, que es el presidente del Gobierno de España, ha estado hablado más de veinte minutos con el teléfono 696 xxx xxx, que es el teléfono del señor Y. Aquí, en este momento, entran los poderes adivinatorios de doña Elvira Tejada que, gracias a ese don que no tienen la mayoría de los fiscales, sabe que los de la Agencia estadounidense no hicieron un amago de enterarse de lo que hablaban, para qué... ¿Para qué espiaban, entonces?

Un tipo atraca un banco, se lleva el dinero, y lo está contando en su guarida. Allí lo detiene la policía y el tipo alega que no se quería quedar con el dinero, que sólo quería sentir el placer de contarlo, pero que iba a devolverlo. El caso se lo ponen a Elvira Tejada y, con sus poderes adivinatorios, sin más pesquisas, podrá dar carpetazo al supuesto atraco, porque con su clarividencia acertará a concluir las auténticas intenciones.

Dicen las malas lenguas que el Centro Nacional de Inteligencia fue el colaborador necesario para que los estadounidenses espiaran a los ciudadanos españoles. ¿Pero quién se fía de las malas lenguas y de su maledicencia? Es mucho mejor ser buenos chicos y fiarse de las cualidades videntes de una fiscal que, además de su preparación jurídica, avalada por haber superado la dura prueba de unas oposiciones, tiene también cualidades de nigromante.

Para leer más

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

¿Hay lugar para la moderación?

por Francisco Muro de Iscar

Victoria Lafora

Errejón y los amigos

por Victoria Lafora