Ejército, para qué

Actualizado 07/01/2009 1:00:33 CET

MADRID, 7 Ene. (OTR/PRESS) -

Nos ha revelado hoy 'El País' que, como derivación y consecuencia de la crisis económica y del paro consiguiente, las solicitudes para ingresar en el Ejército se han disparado hasta casi 80.000, y que Defensa pasa de menos de un aspirante por plaza, en 2002, a más de tres en la actualidad.

Defensa tiene un tope, y viene discutiendo desde los tiempos de los ministros Trillo o Bono hasta el actual de Chacón cuántos soldados y tropas requiere, cuántos son necesarios, cuantos admiten las necesidades del país, y las ayudas al exterior. Porque es bien sabido que una de las iniciativas más exitosas y más entusiastas del Gobierno para nuestras Fuerzas Armadas en los últimos años ha consistido en enviar tropas a los puntos problemáticos del globo, desde la antigua y troceada Yugoslavia a Líbano, Afganistán o el Congo. Hasta el punto de que muy a menudo, nuestro Ejército, por esta dedicación feliz, ha sido calificado de ONG, organización no gubernamental, en cuentos a tareas específicas de ayuda humanitaría, pero a cargo de los Presupuestos Generales del Estado y con un presupuesto importante.

Al margen de esas actividades, ¿realizan algunas tras actividades de interés general nuestras y tropas? Posiblemente si se hiciera esa pregunta a la población, la mayor parte de respuestas revelarían el profundo desconocimiento que existe sobre las tareas corrientes de oficiales y tropas. ¿Sirven para algo más que exponer sus vidas en lugares exóticos, con bandera de la OTAN o con bandera de las Naciones Unidas? Porque ésa es otra discusión interminable, si nos mandan los Estados Unidos o nos manda "el Gobierno del mundo", para apagar focos de tensión internacionales.

Y en todo caso, descartada como parece la pretensión tradicional de hacer la guerra a potenciales enemigos o defenderse de tales presuntos adversarios, convendrá hacerse cuestión esencial: ¿qué utilidad puede tener en nuestros días el Ejército nacional? Zapatero puso en marcha hace unos pocos años una brigada especial para apagar incendios o afrontar otras situaciones de gran riesgo para la población, con grandes inundaciones, nevadas o situaciones similares imprevistas pero previsibles. ¿Y la tarea pendiente de limpiar bosques para impedir incendios, o de plantar los árboles prometidos en la presente legislatura?

José Cavero

OTR Press

Victoria Lafora

Seguirán viniendo

por Victoria Lafora

Luis Del Val

¡Qué raro!

por Luis Del Val

Charo Zarzalejos

Disputa por la oposición

por Charo Zarzalejos