Victoria Lafora.- Aprender ciudadania

Actualizado 14/01/2007 1:00:14 CET

MADRID, 14 Ene. (OTR/PRESS) -

Dice Naciones Unidas que enseñar a un ser humano a convertirse en un ciudadano consiste en trasladarle la necesidad de construir juntos una sociedad justa y equitativa. Educarle en valores como la paz, la tolerancia, el diálogo intercultural, el respeto a los derechos humanos y las prácticas democráticas.

Todo esto, que se va a impartir en las escuelas este curso dentro de la asignatura de 'Educación para la Ciudadanía', viene muy a cuento en estas fechas en las que los adultos contemplamos estupefactos como ante un atentado terrorista, del calibre del provocado en Barajas y con la vida de dos inmigrantes segada por el odio de unos locos, no hay forma de conseguir un consenso para salir a la calle y mostrar solidaridad con los muertos.

Bien es verdad que el único partido que se ha mantenido en posturas numantinas, ya sin argumentos, ha sido el Partido Popular dispuesto a sacar rentabilidad electoral a la perdida de valoración de Zapatero tras el atentado. Esto demuestra que su visión de la política sólo tiene el horizonte chato de volver a ganar las elecciones como si los españoles no fuéramos capaces de observar las contradicciones en las que incurren.

Visto lo visto -el descrédito de la clase política que conduce a un cierto desapego de las instituciones democráticas- es más importante que nunca la nueva asignatura. Porque ese aprendizaje en valores permitirá a las nuevas generaciones contar con una conciencia crítica que obligará a la clase política a no intentar engañar por sistema.

Los adultos de mañana no consentirán que unos políticos marrulleros practiquen el arte de enzarzarse como actividad cotidiana en lugar de dedicarse a mejorar la vida de los ciudadanos que es para lo que se les elige y se les paga. Su exigencia ética les capacitará para sacar a patadas a los corruptos que entienden la política como el camino para enriquecerse; tantos ejemplos hay ahora que no valdrían todos los dedos de las dos manos para citarlos.

Actitudes como la del PP, negándose a ir a una manifestación donde el lema era: 'contra el terrorismo' y al que se había añadido la palabra 'libertad', como ellos mismos exigían, no se tolerará. Y que decir de Batasuna, que aprovechando la estupidez de Ibarretxe, pretendió sumarse a los demócratas sin haber condenado el asesinato. Pero, posiblemente, para cuando los niños de ahora sean mayores Batasuna sólo sea un mal recuerdo sin mención alguna en los libros de historia.

Victoria Lafora

OTR Press

Isaías Lafuente

¿Revivir a ETA?

por Isaías Lafuente

Francisco Muro de Iscar

Argumentos maniqueos

por Francisco Muro de Iscar

Rafael Torres

Esquerra en su laberinto

por Rafael Torres

Antonio Casado

Marea especulativa

por Antonio Casado