Actualizado 17/12/2013 21:09:48 +00:00 CET

Unos 180 trabajadores de Ricoh se concentran en Sant Cugat del Vallés (Barcelona) contra los despidos

Valla Publicitaria RICOH
RICOH

SANT CUGAT DEL VALLÈS (BARCELONA), 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

Unos 180 trabajadores de la sede de Ricoh en Sant Cugat del Vallès (Barcelona) han secundado este martes el paro parcial convocado por el comité de empresa, que reclama a la compañía que reconozca la improcedencia de los 23 despidos efectuados en España, 12 de ellos en la ciudad vallesana, según han informado a Europa Press fuentes sindicales.

La protesta se ha desarrollado entre las 12.00 y las 12.42 horas y es el segundo paro convocado por el comité de empresa, que prevé nuevos paros parciales para el 25 y 26 de noviembre en la sede de Sant Cugat, que cuenta con una plantilla de unos 500 trabajadores.

Además del reconocimiento de los despidos ya efectuados como improcedentes, los representantes sindicales también piden vías alternativas dentro de la empresa antes de rescindir nuevos contratos y mantener las condiciones de los convenios caducados mientras duren las negociaciones.

Por su parte, la empresa ha expresado el respeto al derecho de huelga de los trabajadores y ha reiterado su posición abierta al diálogo para "establecer negociaciones que lleven a la resolución de la situación".

La multinacional japonesa Ricoh justifica los 23 despidos en España a la necesidad de renovación de personal y de redimensionamiento para atender al desarrollo de nuevas líneas de negocio estratégicas, según informó a Europa Press la compañía.

De hecho, la empresa está inmersa en un proceso de reestructuración fruto de su apuesta por la diversificación de su negocio principal de soluciones de impresión hacia el ámbito de los servicios de tecnologías de la información como la consultoría, la integración de aplicaciones, infraestructuras IT y outsourcing de procesos.

Ricoh ha constatado los buenos resultados de crecimiento de estas nuevas líneas de servicio, que están ayudando a paliar el retroceso en los ingresos del negocio de impresoras y han hecho crecer en los últimos años la plantilla hasta sobrepasar las 1.600 personas.