Amazon Echo Dot promete convertirse en el núcleo del hogar conectado, pero aún está lejos de ser un ayudante

Amazon Echo Dot
AMAZON
Amazon Echo Dot Amazon Echo Dot Amazon Echo Dot Amazon Echo Dot
Publicado 29/12/2018 11:29:36CET

   MADRID, 29 Dic. (EDIZIONES/Portaltic) -

    Los altavoces inteligentes son sin duda uno de los productos tecnológicos estrella de 2018 en España. Durante este año han llegado al mercado nacional primero Google Home, en verano, y en otoño tanto HomePod de Apple como Amazon Echo, la línea de altavoces inteligentes de Amazon con su asistente de voz Alexa, que desde octubre ya habla español.

   Echo ha llegado a España en este 2018 tras un recorrido ya largo por Estados Unidos, país donde debutó en el año 2014. No en vano, la gama que ha desembarcado en España conforma ya la tercera generación de productos Amazon Echo, compuesta por el modelo Echo estándar, por el Echo Plus de mayores dimensiones, el Echo Spot con pantalla, el 'subwoofer' Echo Sub y, por último, el modelo más pequeño de la gama, Echo Dot, de 99 x 43 milímetros.

   Echo Dot está pensado para habitaciones y estancias de tamaño pequeño y mediano, y supone el equivalente de Google Home Mini en la gama Echo de Amazon. Su potencia y calidad de sonido son más que suficientes para una estancia de este tamaño, y además, mediante la función Drop In, es posible utilizar varios dispositivos Echo en una misma red de casa comunicados mediante WiFi.

   Este altavoz tiene diseño compacto, sencillo y discreto, y cuenta solo con cuatro botones, dos de volumen, uno para silenciarlo y otro que activa comandos. También tiene un un anillo de luz situado en la parte superior que se muestra de color azul cuando detecta un comando de voz, que en este caso deben comenzar con el nombre del asistente digital Alexa. Por ejemplo, 'Alexa, enciende las luces' o 'Alexa, ¿cómo está el tráfico en Madrid?'.

    Cuando el asistente no detecta un comando correctamente, el anillo se vuelve verdoso, y si el dispositivo experimenta problemas de conexión, la luz se vuelve roja.

   La comprensión de las preguntas a nivel técnico de Echo Dot es muy aceptable, incluso en condiciones de ruido o cuando el propio altavoz reproduce música. El altavoz incorpora un micrófono muy agudo a la hora de detectar los comandos de Alexa, pero que en la función que permite realizar llamadas a otros contactos mediante la 'app' del asistente no destaca en cuanto a calidad de grabación de audio.

ALEXA, EL CEREBRO DEL HOGAR

   El funcionamiento de los altavoces Echo tiene en su núcleo el asistente inteligente Alexa de Amazon, que procesa los comandos de voz. Alexa facilita labores rutinarias, y es especialmente indicado a la hora de proporcionar información básica, como la hora, la previsión del tiempo y datos de dominio público como el número de habitantes de una ciudad.

   El asistente de voz de Amazon está aderezado con respuestas curiosas a determinados comandos. Por ejemplo, si le dices 'Alexa, guau, guau', te responde con un ladrido de perro. No obstante, Alexa adolece por el momento de falta de conocimientos profundos, por ejemplo, en el caso de información local sobre pueblos pequeños o líneas de autobús.

   Al comando de voz 'Alexa, sorpréndeme', el asistente responde siempre con un dato histórico curioso, pero a menudo estos son muy previsibles. Asimismo, el asistente se muestra incapaz de recomendar libros o películas cuando se le pide directamente, delegando a su vez en los servicios de Kindle o Prime Video, también de Amazon.

   Alexa maneja una cantidad limitada de información sobre el usuario y sobre sus gustos, que se limita a sus servicios propios vídeo o música (Prime Video o Amazon Music) o a la información de la cuenta. Una mayor personalización sería un aspecto de agradecer pero, por el momento, está ausente, a falta de disponer tanto de la base tecnológica como de la información del usuario necesaria para ello.

   Lo que no resulta tan excusable es la falta de instrucciones sobre el funcionamiento de la propia Alexa y de los altavoces Echo directamente a través de comandos de voz. A preguntas típicas del estilo a '¿cómo puedo sincronizar una smart TV?' o incluso '¿cómo puedo descargar una Skill?', Alexa y Echo remiten a la ayuda del sitio web de Amazon.

SKILLS: ENTRETENIMIENTO Y COMPRAS

   Uno de los mayores aciertos de Amazon con el lanzamiento de Echo en España fue la apertura para desarrolladores externos de sus 'skills', es decir, complementos de otros servicios a su asistente de voz Alexa con el que es posible extender sus funciones predefinidas. Para ello, es necesario descargar las 'skills' desde la cuenta de Amazon, y en su mayoría su descarga es gratuita.

   Las 'skills' de Amazon convierten a Echo en una potencial fuente de entretenimiento, gracias a ejemplos como el popular juego de averiguar personajes Akinator, o el clásico juego de palabras encadenadas, entre otros, con los que es posible amenizar el tiempo. Además, algunas 'skills' facilitan recomendaciones diarias con citas de escritores o incluso tipos de cervezas, proporcionando información sobre estos temas que permite así algo de personalización.

   Las 'skills' conectadas pueden ser un buen pinche de cocina, con varios ejemplos de este tipo de complementos que indican los pasos para llevar a cabo una receta. Para esta función resultan muy útiles también los contadores de Alexa, gracias a los que es posible controlar los tiempos de cocinado.

   El principal problema de las 'skills' de Alexa es que, por el momento, ofrecen funciones limitadas en sus servicios. Es posible llevar a cabo pedidos tanto a través de la 'skill' de Telepizza como de la de Just Eat, pero en la práctica solamente se puede repetir un pedido realizado anteriormente por otros mecanismos. Esto hace que su utilidad sea limitada y no sea un sustituto real para los pedidos por vías tradicionales.

   Atendiendo también a su precio actual en España de 59,99 euros, Echo Dot supone una introducción económica a los altavoces inteligentes (equiparable a Google Home Mini, con 59 euros). También resultan recomendables 'packs' como el que incluye tanto el altavoz como el enchufe inteligente Smart Plug de Amazon por 74,98 euros (con una rebaja de 5 euros). Con este dispositivo, es posible encender y apagar cualquier electrodoméstico no inteligente, como las luces, algo muy indicado para quienes aún no cuentan con un hogar conectado.

   En definitiva, Echo Dot y Alexa ayudan en determinadas tareas del hogar, aunque aún con limitaciones importantes a la hora de acceder a servicios como compras mediante comandos de voz, y es como centro de los dispositivos domésticos inteligentes que ya ofrece a día de hoy mayores posibilidades, resultando en conjunto un producto muy indicado para una primera toma de contacto con el hogar conectado.

Contador