LG V30, diseño potente y pantalla de televisión para uno de los buques insignia más notables de la segunda mitad de año

Actualizado 24/12/2017 14:36:22 CET
LG V30
LG
   

   MADRID, 24 Dic. (EDIZIONES/Portaltic) -

   Casi sobre la bocina, LG lanzó al mercado su segundo 'smartphone' buque insignia de 2017, el V30, un modelo que acompaña al G6 en lo más alto de catálogo de la marca surcoreana y que apuesta por una gran pantalla OLED sin marcos como gran factor diferencial, combinada con un diseño vistoso y numerosas funciones para su 'software' de grabación y edición de vídeo. Estas han sido nuestras impresiones tras pasar por las manos de Portaltic.

   "El mejor televisor de seis pulgadas del mundo". Con este eslógan, LG defiende que ha aplicado todo su buen hacer en el diseño de monitores a su nuevo terminal. Y es que LG V30 sobresale por un panel que ocupa prácticamente toda su superficie frontal y que compacta casi hasta el máximo una relación 18:9 en un dispositivo con una longitud de 15,1 centímetros. No en vano, LG fue una de las primeras empresas en incorporar la creciente tendencia de la ausencia de marcos, como bien recordó la compañía en la presentación del V30 en España.

   Esta pantalla contribuye al aspecto de un 'smartphone' muy poderoso en lo que a estética se refiere. Sólido al tacto --aunque, por cierto, es sorprendentemente ligero-- gracias a su recubrimiento casi total en cristal Corning Gorilla 5 --el módulo de la cámara tiene el nivel 4 por cuestiones de operatividad--, este terminal reduce el número de botones casi hasta la mínima expresión, con la sola presencia de las teclas que suben y bajan el volumen y el traslado del botón de encendido y desbloqueo al sensor de huella dactilar, situado en el centro de su parte trasera.

   Esta simplificación del cuerpo del terminal responde a un modelo seguido por buena parte de los fabricantes, que han comenzado a reducir al máximo el número de botones y elementos presentes tanto en los bordes como en la frontal de los 'smartphones'. Sin embargo, LG V30 se mantiene firme en la apuesta por mantener uno de los componentes que más debate ha suscitado en el presente año: el puerto 'jack' de 3,5 milímetros.

   Parte de esta apuesta tiene su base en la alianza estratégica que el fabricante surcoreano firmó con la empresa especializada en sonido Bang & Olufsen, que tiene sus efectos prácticos en este caso concreto con la inclusión en el 'pack' de este terminal de unos potentes auriculares B&O Play tasados en 149 euros y que tienen un formato 'alámbrico' que requiere, por tanto, de este puerto. De ahí que el logotipo de la empresa danesa comparta espacio en la parte trasera con el de la propia LG.

   El fabricante surcoreano sí ha llevado a este teléfono la pujante tendencia de los sistemas de doble cámara, en este caso en la trasera, de igual modo que ya hizo con LG G6. El 'smartphone' combina características avanzadas de 'hardware', como es el caso de sensores de 16 y 13 megapíxeles y una apertura focal de f/1.6, con funciones que simplifican la toma de la mejor foto, como el servicio bautizado como Graphy, que configura automáticamente la cámara en base a ejemplos de fotografías profesionales que son presentadas al usuario para que elija.

   También permite configurar la grabación de vídeo con su modo Cine Video, que introduce parámetros en la cámara para la captura de momentos que se desea que emulen a determinados géneros cinematográficos. Sin embargo, esta idea es todavía susceptible de mejora, dado que en el menú se encuentran opciones tan abstractas como 'Romántico', 'Comedia romántica', 'Éxito de taquilla de verano', 'Misterio' o 'Series', que ofrecen aspectos visuales que no siempre se corresponden con lo que se deseaba transmitir.

   V30 se completa con características útiles como la función 'Always on Display' o sistemas de carga rápida. Además, monta el procesador Snapdragon 835 de Qualcomm, uno de los más potentes del año y presenta una batería de 3.300 mAh.

   Su precio, de 899 euros, otorga competitividad a este 'smartphone' frente a otros modelos de su misma gama que se acercan o rebasan la barrera dolorosa de los 1.000 euros. Esta notable relación calidad-precio, unida a componentes interesantes como su pantalla OLED o su cámara dual, convierte a LG V30 en una de las opciones tecnológicas más interesantes de esta Navidad.