Publicado 30/07/2021 10:37CET

Oppo mejora VOOC Flash Charge con cinco niveles de protección, carga inteligente y resistencia a bajas temperaturas

Carga rápida Flash Charge de Oppo
Carga rápida Flash Charge de Oppo - OPPO

   MADRID, 30 Jul. (Portaltic/EP) -

   Oppo ha presentado la nueva generación de su sistema de carga rápida VOOC Flash Charge, a la que ha dotado de cinco niveles protección para mejorar la seguridad, carga inteligente para reducir el desgaste de la batería y la solución de carga de temperatura ultra baja para entornos muy fríos.

   La nueva tecnología Flash Charge incorpora un sistema quíntuple de protección para mejorar la seguridad, fruto de la investigación de Oppo en la utilización nuevos materiales, algoritmos de inteligencia artificial, arquitecturas de carga y otros factores.

   Este sistema quíntuple consta de un fusible con menor impedancia, que puede fundirse inmediatamente en caso de una sobrecarga de corriente eléctrica u otra anomalía, aislando la batería del suministro eléctrico.

   También incorpora por primera vez interruptores de nitruro de galio (GaN). La compañía explica en un comunicado que estos interruptores pueden lograr la misma funcionalidad que los interruptores MOSFET de silicio tradicionales utilizando un área más pequeña, al tiempo que su funcionamiento de baja resistencia y alto voltaje ayuda a reducir la generación de calor, mejorando la eficiencia de carga y la calidad y duración del producto.

   Un diseño de batería de dos celdas en serie permite que se emita la misma energía mientras se reduce la corriente eléctrica y se reduce la generación de calor. Esto genera un aumento de al menos un 5 por ciento en la capacidad de la batería, según detalla Oppo.

   La solución de carga rápida también incorpora un chip de detección de seguridad de la batería, con algoritmos de inteligencia artificial integrados, que es capaz de detectar si las baterías han sufrido daños externos al reconocer caídas de voltaje en tiempo real -en este caso, advertirá al usuario y pondrá en marcha medidas de seguridad adicionales para evitar más problemas-.

   Incluye, además, un colector de corriente compuesto intercalado entre dos capas de aluminio en vez del diseño típico de solo aluminio, habitual en las baterías convencionales. Esta estructura de 'sándwich' está recubierta con un material protector adicional para formar la estructura compuesta por cinco capas, lo que mejora la seguridad de la batería protegiéndola de cortocircuitos causados por situaciones externas.

CARGA INTELIGENTE

   Oppo también ha revelado su nueva tecnología de carga inteligente, que ajusta la corriente de carga en base a la detección inteligente de diferentes escenarios de carga. Con ella, y como señalan desde la compañía, se puede ayudar a reducir el posible desgaste y envejecimiento de la batería.

   Esta tecnología de carga inteligente garantiza la velocidad de 65W SuperVOOC y la carga/descarga completa de la batería, al tiempo que puede mantener la capacidad de la batería al 80 por ciento de su capacidad original después de hasta 1.500 ciclos de carga.

   La velocidad de carga puede aumentar de acuerdo con situaciones específicas en función de la potencia máxima que en un momento concreto la batería puede absorber de forma segura. En el caso del SuperVOOC de 65W, la velocidad de carga puede aumentar en aproximadamente un 20 por ciento, lo que permite que una batería de 4.500 mAh se cargue por completo en 30 minutos.

   Asimismo, la tecnología de carga inteligente encuentra el equilibrio entre la corriente de carga óptima y el posible aumento de temperatura en diferentes momentos de uso, para que los usuarios puedan utilizar su teléfono mientras se carga sin problema.

CARGA EN SITUACIONES EXTREMAS

   Oppo también ha investigado maneras de optimizar la tecnología de carga rápida en las situaciones más extremas, como por ejemplo en entornos muy fríos, donde forzar la carga de la batería de iones de litio podría incluso provocar un cortocircuito.

   La solución de carga de temperatura ultra baja de Oppo utiliza algoritmos para determinar la temperatura de carga óptima de la batería y aumentar la temperatura antes de que empiece la carga. Los resultados de las pruebas muestran que la batería es capaz de aumentar la temperatura de -20ºC a 10ºC en segundos, lo que permite una carga de la batería con normalidad y con mayor seguridad.