TicPods Free, de Mobvoi, unos auriculares inalámbricos con un control táctil mejorable y una batería aceptable

Actualizado 03/12/2018 13:32:34 CET
TicPods Free, de Mobvoi
MOBVOI 

   MADRID, 1 Dic. (EDIZIONES/Portaltic) -

   Los auriculares inalámbricos llevan tiempo en el mercado, pero fueron los AirPods de Apple los que popularizaron este accesorio que, además, ha marcado tendencia en el diseño de los 'smartphones': cada vez son más los que prescinden del puerto jack 3,5 milímetros, donde se conectan.

   Los AirPods, además, extendieron un diseño denominado 'in-ear', dentro de la oreja, que muchas marcas han replicado. Es el caso, entre otros, de Mobvoi, que a finales de octubre presentó sus auriculares TicPods Free, que hemos tenido ocasión de probar en Portaltic.

   TicPods Free son unos auriculares totalmente inalámbricos compatibles tanto con Android como con iOS, que apuestan por el control táctil y la integración de los asistentes virtuales de Google y Apple.

   El enlace vía Bluetooth entre los dos auriculares y el 'smartphone' --Android, en nuestro caso-- es rápido y no da problemas. Los auriculares se identifican fácilmente por su nombre y con solo acercarlos al móvil, se completa el enlace.

   Los controles, por otra parte, nos han dado algunos problemas. En principio, con dar pequeños toques en la barra lateral del auricular o una pulsación más prolongada basta para reproducir, pausar, coger una llamada, activar el asistente virtual o modificar el volumen, según la acción que queramos hacer.

   La compañía asegura en las instrucciones que el control táctil es intuitivo, pero al usarlos, nos hemos encontrado con situaciones dispares: en unas ocasiones, funcionaban correctamente, tanto los dos auriculares como los controles táctiles. En otras, uno de los auriculares, pese a estar cargado, no sonaba, o el control táctil fallaba.

   Aun con los problemas que hemos encontrado, los auriculares, cuando han funcionado, han reproducido un sonido claro, si bien tampoco hay que pedirles unos grandes matices en graves y agudos. Se escucha muy bien con ellos, sin más. Y el diseño y la tecnología enfocados a la cancelación de ruido, cumple.

   Los que no nos gusto mucho fue su diseño. Costó un poco introducirlos en las orejas --se solucionó al cambiar la almohadilla de silicona a una más pequeña, aunque solo dispone de dos tamaños--, y ya con el tamaño adecuado, el auricular presionaba demasiado, como si fuese muy grande. Al final, hacía que dolieran los oídos y la cabeza. Eso sí, cabe decir que, una vez colocados, no se caen ni se resbalan, pero hay que aguantar con ellos puestos.

   Su punto fuerte es la batería. Los auriculares llegan, como suele ser habitual, dentro de una caja-cargador externo, es decir, la caja donde se guardan sirve a su vez para cargarlos. Esta caja permite cargar hasta 18 horas en los auriculares antes de quedarse sin batería.

   Los auriculares se cargan en algo menos de una hora (40 minutos, según la compañía) y por cada carga, ofrecen cuatro horas de reproducción. Suficientes para el transporte público o ver alguna serie o película con ellos. Además, tiene tecnología de carga rápida para una emergencia: con 15 minutos tenemos casi 90 minutos de batería.

   No sabemos si no hemos tenido suerte con los auriculares o no hemos sabido usarlos bien. De cualquier forma, no nos ha convencido un accesorio que con un control intuitivo nos ha dado problemas precisamente para controlarlo. Tampoco nos ha gustado que sea incómodo ni el dolor cabeza y de orejas que deja con pocos minutos de uso, que achacamos a un diseño algo grande.

   A su favor hay que mencionar la batería, y también la posibilidad de encontrarlos en varios colores. Aunque nosotros probamos el modelo en color rojo, están disponibles también en blanco y azul.

Contador