Actualizado 31/03/2011 14:14:07 +00:00 CET

Asesinos a sueldo por Internet

Macbook ordenador oscuro
SIMON COCKS/FLICKR/CC

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 31 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil en el transcurso de la 'Operación Boel' ha detenido a 14 personas en varias ciudades, una de ellas en Ourense, un individuo que se ofreció en un foro de Internet como sicario a una mujer de Málaga, también arrestada, para matar a su marido, aunque no ejecutó el encargo porque no encontró el arma en el lugar que había convenido con otro detenido en Barcelona.

Fuentes de la investigación han concretado a Europa Press, que el ourensano detenido en el marco de esta operación está acusado de tentativa de homicidio y actos preparatorios, provocación y proposición para atentar contra las personas.

En el marco de este operativo, además de los detenidos, se ha imputado a otras dos personas como presuntas autoras de los delitos de tentativa de homicidio y actos preparatorios, provocación y proposición para atentar contra las personas.

Según ha informado el Ministerio del Interior, los detenidos utilizaban un foro de Internet con dominio en México para contratar extorsiones, atentar contra la integridad de las personas, llegando incluso a encargar algún homicidio. En algún caso, los usuarios del foro se ofrecieron a realizar estas acciones a cambio de dinero.

La operación ha sido desarrollada en Alicante, Almería, Barcelona, Castellón, Madrid, Málaga, Murcia, Ourense, Tarragona, Valencia, Vizcaya y Navarra.

INICIO DE LA INVESTIGACIÓN

Las investigaciones se iniciaron a finales del verano de 2009 cuando un ciudadano de Pamplona alertaba de la existencia de un foro en Internet titulado "asesinos a sueldo". Tras las primeras investigaciones se pudo comprobar que el foro ofrecía servicios como "sicarios" o bien el contacto con personas para propinar palizas, amenazar e incluso acabar con la vida de terceros.

Los interesados contactaban por este medio y a continuación utilizaban otro alternativo para seguir con las comunicaciones, generalmente por correo electrónico e incluso por teléfono móvil, que cambiaban con cierta frecuencia con el propósito de dificultar la acción policial.

Tras varios meses de investigación, los agentes comprobaron que algunos comentarios reflejados en el foro se referían a actos que se pretendían realizar en España en los que facilitaban datos de posibles víctimas, como ciudad de residencia, estatura, sexo y edad, entre otros datos y cantidad económica a percibir, que oscilaban entre los 4.000 y 10.000 euros.

ESPAÑOLES E HISPANOAMERICANOS

A través de los 'Nicks' (apodos) utilizados, se pudo confirmar que algunos residían en España, mientras que los restantes implicados son extranjeros, generalmente hispanoamericanos.

Gracias a la colaboración de Microsoft Corporation a través de su representante legal en España, se logró la plena identificación de los usuarios, por lo que se procedió a su detención e imputación, efectuándose además 12 registros en los que se incautaron 20 ordenadores, 15 terminales de telefonía móvil, numerosos soportes de almacenamiento y correos electrónicos.

Entre los detenidos e imputados, se encuentran 14 hombres y 2 mujeres con edades comprendidas entre los 17 y los 53 años. Uno de los detenidos llegó a expresar su intención de matar a sus padres, otros fueron contratados para ejecutar acciones en Palencia o Palma de Mallorca y otro llegó a pagar 4.000 euros por intimidar a un conocido en Valencia.

Asimismo, una mujer detenida en Málaga, llegó a contactar con la red, concretamente con cuatro sicarios, para acabar con la vida de su marido. Además de fijar el precio, les facilitó fotografías, matrícula del coche, horario de trabajo e incluso el lugar, fecha y hora idónea para ejecutar la acción.

No obstante, al igual que el resto de los casos investigados, esta acción no llegó a consumarse, ya que la persona detenida en Ourense no encontró el arma en el lugar que había convenido con otro detenido en Barcelona.

Una vez comprobada la información del foro utilizado, se procedió a su clausura, comprobando como al mismo habían accedido diferentes tipos de usurarios: los que realmente tenían intención de iniciarse, contratar o ser contratados como sicarios; los que accedían con intención de estafar a sus víctimas para obtener un dinero rápido; y aquellos que intentan vivir una fantasía sin percatarse del riesgo que esto entraña al contactar con verdaderos sicarios, según las mismas fuentes.