Actualizado 29/06/2017 9:27:23 +00:00 CET

Fracasa el proyecto del autobús chino que pasaba por encima de los coches

Proyecto fallido de autobús elevado en China
TRANSIT ELEVATED BUS

   MADRID, 29 Jun. (EDIZIONES/Portaltic) -

   La ciudad china de Qinhuangdao ha comenzado a eliminar toda la infraestructura construida para la puesta en marcha del proyecto de autobús elevado con el que se pretendía solucionar los problemas de tráfico que generaba el transporte público rodado.

   En verano de 2016, la publicación de vídeos de las pruebas de funcionamiento de este invento, que parecía llamado a marcar un antes y un después en el ámbito de la movilidad sostenible, captaron la atención global. Este vehículo tenía una anchura de casi ocho metros y ofrecía un hueco con la suficiente altura como para que los vehículos circulasen por debajo de él.

   El autobús elevado rodaba sobre unos raíles especiales, que constituían una red de prueba provisional de más de 300 metros y sobre los que ahora se centra el trabajo de eliminación de los operarios de Qinhuangdao, según recoge China News. Se desconoce el destino que correrá el transporte utilizado en las pruebas, que ha sido aparcado por el momento en un depósito de vehículos.

   El paso de la teoría la práctica con este nuevo medio de transporte público mostró que los problemas de tráfico que se pensaba que suprimiría se habían convertido en embotellamientos. El autobús elevados solo abarcaba el ancho de dos carriles, y no la totalidad de la carretera sobre la que circulaba, por lo que los vehículos a ambos lados del nuevo vehículo se veían obligados a esperar a que este pasase para poder cambiar de carril.

SOSPECHAS DE UNA ESTAFA

   La prensa china recoge sospechas de que la viralización de este supuestamente revolucionario medio de transporte podría ser una estafa por parte de las empresas vinculadas con el mismo. Las autoridades valoran la opción de que todo habría sido una estrategia publicitaria financiada por un programa de préstamos 'peer-to-peer', una fórmula de inversión que tiene escasa regulación en el país asiático y que ha dado pie a numerosas estafas con anterioridad.

   Asimismo, medio locales han asegurado que los promotores del autobús elevado se encontraban en una difícil situación financiera tras haber prometido retornos demasiado ambiciosos a los inversores.