Redes sociales, nuevos aliados de la Policía para hallar pruebas y resolver sus casos

Actualizado 20/07/2016 9:36:30 CET

   MADRID, 20 Jul. (EDIZIONES/Portaltic) -

   Las redes sociales pueden ser un arma peligrosa pero también un poderoso aliado, todo depende de cómo se utilicen y para qué se utilicen. Para la policía, sin duda, se han convertido en uno de los mejores socios en la lucha contra el crimen. La Policía Nacional -la nuestra- es un referente y su cuenta de Twitter (@policia) tiene ya más de dos millones de seguidores. Su actividad en la Red ha recibido incluso un premio del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, que ha reconocido su interacción con los ciudadanos y su labor de comunicación.

   Localizar a alguien desaparecido, avisar de infracciones al volante, denunciar casos de pornografía, detectar casos de personas que se dedican al enaltecimiento del terrorismo, etc., todo esto y más es posible utilizando las redes sociales. A través de ellas, el objetivo de la policía no es otro que luchar contra el delito y difundir pautas de seguridad. Gracias a Twitter y a otras plataformas como Facebook o WhatsApp, las autoridades patrullan la Red para también ofrecernos seguridad en este 'mundo'. Y, cómo no, a la hora de hallar y resolver casos la colaboración ciudadana es fundamental.

   Gracias a iniciativas como las 'tweetredadas' contra el menudeo de droga, la policía ha podido detener a más de 800 personas en casi dos años y medio. Un formato de 140 caracteres para animar a los ciudadanos a aportar cualquier dato de interés sobre el tráfico de drogas, a pequeña o gran escala, a una dirección creada para ello: antidroga@policia.es. Pero, como este, hemos conocido otros muchos casos. Aquí recordamos algunos de ellos, casos que, sin duda, han ayudado a darle a las cuentas de la Policía la buena fama que tienen actualmente.

   LUCHA CONTRA LA PORNOGRAFÍA

   De gran utilidad están siendo las redes sociales en las denuncias contra la pornografía infantil o en la lucha contra las organizaciones que trafican con mujeres para explotarlas sexualmente. Gracias a los correos electrónicos y a las etiquetas lanzadas a través de la cuenta en Twitter, la Policía recibió cientos de llamadas y de emails que les permitieron detener a 731 personas y liberar a 787 mujeres en menos de diez meses.

   Recientemente, como informamos desde Europa Press, la Policía Nacional detuvo a cuatro españoles que distribuían pornografía infantil por WhatsApp y redes sociales. Los delincuentes formaban parte de un grupo en esta plataforma en el que figuraban otras 52 personas de distintos países y en el que habían compartido un vídeo de una menor víctima de abusos sexuales.

   La detención ha sido el último episodio de una operación que comenzó hace dos años, cuando la Policía recibió un aviso del organismo de EE.UU. encargado de recibir y canalizar perfiles de pornografía infantil que señalaba a varios usuarios españoles.

   ACOSO ESCOLAR

   Los expertos en ciberbullying coinciden en que el acoso en las redes sociales ya no es cosa de la adolescencia. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), la edad media de los jóvenes que empiezan a navegar por internet está “por debajo de los 10 años”. Además, de acuerdo con una encuesta realizada por el Ministerio del Interior, el 19 por ciento de los menores de 11 años tiene un perfil en una red social, cuando la edad mínima permitida de acceso son los 14 años.

   El ciberacoso se ha convertido en una de las herramientas más poderosas para ejercer el acoso escolar. La Policía asegura que se puede manifestar a través de amenazas, insultos, mensajes humillantes y crueles, suplantando la identidad de otros compañeros, revelando secretos o fotos comprometidas o privadas, excluyendo a compañeros de grupos online, etc.

   La iniciativa "Mi casa a salvo" contra el acoso escolar que llevó a cabo la Policía en redes sociales obtuvo una repercusión de 38.745.000 impactos en apenas 13 días y solo a través de Twitter.

ARRESTO DE DELINCUENTES

   Hace un mes, agentes de la Policía Nacional detuvieron a un hombre como presunto autor de delitos de amenazas graves, tenencia ilícita de armas y receptación tras publicar en una red social su intención de agredir a un agente de la Policía Nacional. El detenido llegó incluso a ofrecer dinero a cambio de que le informaran de la ubicación del domicilio del agente.

Las redes sociales ayudaron también a detener a Donald Chip Pugh, un fugitivo que estaba en busca y captura por no haber acudido a un juicio por conducir bajo los efectos del alcohol. Los hechos ocurrieron el pasado enero cuando el Departamento de Policía de la ciudad de Lima (estado de Ohio, Estados Unidos) publicó en su cuenta de Facebook una foto de este fugitivo de 45 años para recibir colaboración ciudadana. La foto fue vista por el propio Donald Chip Pugh que, descontento con ella, le envió a la policía un selfie más actual con el texto: “Aquí tenéis una foto mejor, esa es horrible”.

   Gracias a esto seis días después de haber enviado la foto Donald Chip Pugh fue detenido en Florida. La publicación de la policía con la nueva imagen fue compartida más de 2.000 veces.

   ROBO EN DOMICILIOS

   Nos vamos de vacaciones y la policía lo tiene claro, hay que extremar la seguridad para evitar robos en nuestros domicilios. Un buen consejo es no subir fotos de nuestro lugar de veraneo, para no darle pistas a los ladrones. Precisamente con el objetivo de proteger nuestra seguridad durante esta época estival, acaban de lanzar una campaña que se difundirá también en las redes sociales oficiales de la Policía Nacional (Twitter, Facebook, Periscope, Snapchat, Instagram o Youtube). Un total de 22.715 agentes trabajarán durante este verano en las principales zonas turísticas y se maximizará la cobertura en redes sociales.

   Curioso fue el caso del hombre al que detuvieron por hacerse un selfi con un móvil que había robado. Lo que no sabía el ladrón es que cada vez que hacía una foto esta terminaba en el ordenador del antiguo dueño.

   OPERACIÓN ARAÑA

   La Unidad Central Especial número 1 (UCE-1) del Servicio de Información del instituto armado creó hace casi cuatro años un equipo de investigación para rastrear las redes en busca de información sobre ETA y su entorno. Los motores de búsqueda (de software libre) comenzaron a localizar entonces mensajes de exaltación de la banda, de incitación a atentar, de humillación a las víctimas.

   Fue así como la Guardia Civil abrió en 2014 la Operación Araña para detener a las personas que se dedican al enaltecimiento del terrorismo y a la humillación de las víctimas etarras a través de Facebook y Twitter. La Guardia Civil consiguió arrestar a 56 personas en las tres primeras fases de la operación y en la cuata, abierta este mes de abril, ya se ha arrestado a otras 13.

   Con esta operación, la Guardia Civil se ha propuesto "identificar y localizar a personas con perfiles públicos y miles de seguidores que saben lo que hacen y se sienten impunes", de acuerdo con un alto mando de la UCE-1.

   BÚSQUEDA DE PERSONAS Y ANIMALES

   Recientemente conocimos el caso de un galgo que apareció ahorcado en un parque de la ciudad industrial de Ciudad Real, en el paraje conocido como 'El caminillo'. Los hechos fueron denunciados por la presidenta de la asociación protectora Huellas de Puertollano (Ciudad Real) y ahora la Guardia Civil busca pistas en las redes sociales para encontrar a los autores del brutal ahogamiento.

   LAS CLAVES DEL ÉXITO

La cercanía con los ciudadanos, su lenguaje fresco, actual y directo e, incluso, su humor a la hora de responder o lanzar mensajes importantes han convertido a las cuentas de la policía en las más seguidas, en un éxito que tiene detrás un gran esfuerzo y trabajo.