Actualizado 17/12/2013 22:17

Apple lo tiene todo para convertir Apple TV en una consola de videojuegos

MADRID, 19 Nov. (Carlos Hergueta/Portaltic) -

   Hace menos de una semana, saltó el rumor de que Apple está trabajando en una versión de su Apple TV que integrará el chip A7, algo que tiene todo el sentido del mundo puesto que no es la primera vez que la compañía actualiza el 'set-top-box' con su último procesador. Esto, unido a la llegada de los primeros mandos compatibles con iOS dejará a Apple el camino libre para tener, al fin, su consola de videojuegos de sobremesa.

   El rumor de que la compañía montará un chip A7, con tecnología de 64 bits en su Apple TV fue lanzado por Ming-Chi Kuo, un analista de KGI Securities que ya ha acertado unas cuantas veces con rumores sobre la compañía de Cupertino. Este chip es el más potente que ha fabricado jamás Apple para sus dispositivos móviles. Echando la vista atrás, la CPU es 40 veces más potente que la del iPhone original de 2007 y ofrece un rendimiento gráfico 56 veces superior.

   Con este chip, los dispositivos Apple seguirán aumentando su capacidad gráfica y eso suena muy bien, si tenemos en cuenta el nivel alcanzado ya en la generación que ahora se queda atrás, con ejemplos como Infinity Blade II o Real Racing 2, cuya calidad técnica en un móvil aún hoy sigue sorprendiendo. Si Apple TV monta este chip y una versión modificada de iOS 7, tendría el potencial de manejar también estos videojuegos, que además se podrían disfrutar en el salón, con la comodidad que suponen un sofá y una pantalla de gran tamaño.

   Sin embargo, esto que comentamos ya podría haber ocurrido antes. Apple ya podría haber lanzado la App Store en su Apple TV y ofrecer videojuegos y aplicaciones en la pantalla del televisor... pero no lo ha hecho. ¿Cuál es el motivo? Principalmente se trata de una cuestión de interacción. Las aplicaciones para iPhone, iPod y iPad que se pueden encontrar en la App Store han sido desarrolladas para que el usuario interactúe en una pantalla táctil y su uso en una televisión no habría garantizado el punto de calidad por el que se caracteriza la experiencia de usuario de los dispositivos Apple.

   ¿Qué ha cambiado ahora? La API oficial que Apple incorporó a iOS7 para dar soporte a mandos de control. Con ese movimiento, anunciado este año en la conferencia para desarrolladores de junio, Apple ha ofrecido la posibilidad a fabricantes de accesorios, por un lado, y creadores de 'software', por otro, de lanzar mandos de control similares a las consolas y que los videojuegos y aplicaciones empiecen a ser adaptados para su control a través de un mando.

   El primer mando, fabricado por Moga, ya ha salido al mercado, y otras compañías como Logitech también ultiman sus propuestas. Por su parte, los desarrolladores ya están empezando a adaptar sus videojuegos. Es de suponer que dentro de poco tiempo, la oferta, tanto de mandos como de juegos, sea considerable. Llegados a un punto en el que lo considere aceptable y con el nuevo Apple TV en el mercado, la compañía de la manzana tan solo tendría que abrir su App Store en Apple TV y ofrecer ahí únicamente las aplicaciones que hayan sido convenientemente adaptadas para un mando de control.

   De esta forma, tendríamos un dispositivo para el salón, capaz de reproducir contenidos multimedia y videojuegos con una calidad técnica ya aceptable, que se podrían controlar con un mando tradicional, y con un precio de poco más de 100 euros, que es lo que cuesta el actual Apple TV. Sería su propia alternativa a las consolas basadas en Android que tanto han proliferado en los últimos años, pero con la marca Apple detrás y la contrastada calidad y cantidad de juegos que vemos constantemente aparecer en la App Store.

   Además, los videojuegos que utilizásemos en el Apple TV podrían ser los mismos que ya hubiésemos adquirido en un iPhone o un iPad y las partidas podrían estar vinculadas vía iCloud. La jugada podría ser maestra.