29 de marzo de 2020
 
Actualizado 21/03/2020 13:02:46 CET

Ori and the Will of the Wisps mantiene el misticismo entrañable y la estética como principales bazas

Ori and the Will of the Wisps.
Ori and the Will of the Wisps. - XBOX 

   MADRID, 21 Mar. (EDIZIONES/Portaltic) -

   Tras el éxito de Ori and the Blind Forest, lanzado en el año 2015, MoonGame Studios y Microsoft Studios se ha embarcado en una nueva aventura protagonizada por Ori, el espíritu del bosque, con el lanzamiento la pasada semana de su segunda entrega: Ori and the Will of the Wisps.

   El nuevo título de Ori, disponible para PC y Xbox One, proporciona una experiencia entrañable a nivel narrativo, con una jugabilidad entretenida y, especialmente, placentera a nivel estético, como hemos podido apreciar en Portaltic al probar el nuevo videojuego -en su versión para Windows 10.

   Ori and the Will of The Wisps comienza, como su predecesor, en el bosque de Nibel. La mística narrativa del videojuego continúa estando protagonizada por animales y por espíritus del bosque que remiten a la mitología celta gaélica.

Microsoft

   Pero la historia se mueve rápidamente a un escenario distinto: la oscura ciénaga de Niwen, después de que una tormenta separa a Ori de su entrañable amigo Ku, un búho con el ala rota.

   El protagonista se ve inmerso en un mundo nuevo con nuevos tipos de animales y también criaturas peligrosas, siempre con el objetivo de completar la aventura y rescatar a su amigo. Ku es a este videojuego lo mismo que Peach es a Mario, o lo que la princesa Zelda es a Link.

   Ori juega con una narrativa nostálgica que le confiere un toque humano a su tono de fantasía para todos los públicos, pero a la vez con la profundidad y el misticismo y la naturaleza cálida de las mitologías celta y gaélica, los espíritus de la naturaleza y los seres del bosque.

JUGABILIDAD: PLATAFORMAS, EXPLORACIÓN Y ARMAS

A nivel de jugabilidad, Ori and the Will of the Wisps es un título de plataformas y de acción con exploración completo, del género Metroidvania, un subgénero llamado así en honor de las series Metroid y Castlevania, de plataformas no lineales.

   Presenta un mapa intrincado y grande, repleto de obstáculos y habilidades distintas para superarlos -doble salto, pegarse a las paredes, etc.- que se van desbloqueando durante el juego y que recuerdan a los títulos clásicos del género, desde Sonic hasta Mario.

   No obstante, el videojuego cuenta con elementos y armas que permiten enfrentarse a los seres de Niwen, desde los más débiles hasta el temible Aullador -un peligroso lobo- y otros 'jefes finales', todo ello en el camino por encontrar a Ku.

Se añaden incluso modos completamente nuevos, como los Spirit Trials, carreras contrarreloj entre jugadores en los que hay que llegar al objetivo en el menor tiempo posible.

   La jugabilidad del título resulta entretenida para todo tipo de jugadores, no demasiado fácil pero tampoco inasumible, y a medida que se van desbloqueando las habilidades iniciales nos ha resultado un reto especialmente adictivo.

   En ocasiones, llega a recordar a la saga The Legend of Zelda. Los propios desarrolladores han admitido una "fuerte influencia" de esta otra franquicia, como reconoció su productor jefe, Daniel Smith, en una entrevista concedida al diario británico Metro.

Microsoft

LA ESTÉTICA, LA GRAN BAZA

   No obstante, la gran baza de Ori and the Will of the Wisps, como ya lo fue de su predecesor, es la belleza estética del título, comenzando por el aspecto visual del diseño de los escenarios, desde el cálido bosque de Nibel a la tenebrosa ciénaga de Niwen.

Los personajes también mantienen su carisma, tanto los que repiten como el brillante Ori y sus amigos Naru y la araña Gumo, como los que debutan, como el búho Ku -único personaje jugable aparte de Ori-, los roedores 'moki', particulares garzas 'tokk', etc.

   Los exhuberantes diseños de Ori and the Will of the Wisps conviven con una banda sonora musical siempre presente compuesta por Gareth Coker -compositor británico autor de la partitura del título original de Ori y de otros como Minecraft y Ark: Survival Evolved-. La banda sonora acierta a la hora de conferir una atmósfera acorde con el misticismo entrañable de la narrativa.

   En conjunto, Ori and the Will of the Wisps es una secuela que añade una jugabilidad más elaborada que el título original, con momentos en los que recuerda nada menos que a Zelda, pero con el que MoonGame Studios sigue destacando por mantener esa misma estética y misticismo que transportan al jugador al corazón del bosque y sus espíritus.

Contador

Para leer más