7 de abril de 2020
 
Actualizado 18/01/2012 17:50:09 +00:00 CET

Barcelona prohibirá consumir alcohol en la calle con envases de plástico y 'bricks'

Comisión Con J.Martí (Ciu), J.Forn (Ciu), B.Pajares (PP) Y J.Ciurana (Ciu)
EUROPA PRESS

BARCELONA, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Barcelona prohibirá el consumo de alcohol en la calle con envases de plástico y 'bricks', un veto que se sumará al ya vigente de beber con envases de vidrio y latas, después de que el Gobierno municipal de Xavier Trias (CiU) haya hecho suya una petición del PP para modificar la ordenanza del civismo.

En la Comisión municipal de Presidencia y Régimen Interior, el primer teniente de alcalde y responsable municipal de Seguridad, Joaquim Forn, ha asumido este miércoles la propuesta de los populares, y ha anunciado que presentarán una propuesta para modificar la normativa en la comisión de seguimiento de la ordenanza, y que contaría con la mayoría que alcanzan CiU y PP.

"En coherencia con lo que hemos expresado sobre la ordenanza, no vemos ninguna necesidad de distinguir el tipo de envase; es igual vidrio, latas que plástico", ha afirmado Forn en el debate de la propuesta del PP para modificar el artículo 46.2 en el apartado B, a lo que se han opuesto el resto: PSC, ICV-EUiA y UpB, que integra a ERC y DC.

El citado apartado del artículo de la ordenanza sólo especifica que se prohíbe el consumo en espacios públicos cuando "se haga en envases de vidrio o de lata", pero la normativa ya incluye otros supuestos, como que está vetado si molesta a los vecinos, y en todo caso hay excepciones, como en terrazas de bares y autorizaciones puntuales, como en fiestas mayores.

El portavoz adjunto del PP, Javier Mulleras, ha defendido que el alcohol estaba prohibido "a medias", y ha considerado que lo importante es el contenido y no el continente porque de todas formas molesta a los vecinos, ante lo que ha rematado: "A partir de ahora afortunadamente muchos vecinos y comerciantes dormirán mucho más tranquilos".

Forn ha reconocido que el articulado vigente ya permite actuar contra el consumo de alcohol en la calle, destacando que en 2010 la Guardia Urbana impuso 22.323 denuncias por este motivo, y en 2011 se elevaron a 27.772, un 24% más, además de un millar de quejas vecinales que el cuerpo recibe anualmente por ello.

PSC: CiU ROMPE EL CONSENSO

Los grupos que han votado en contra han resaltado que el problema es el alcohol y no el envase, y la portavoz del PSC y exteniente de alcalde de Seguridad, Assumpta Escarp, ha acusado a CiU de haber roto el consenso alcanzado sobre el abordaje del alcohol, y ha resaltado que la ordenanza se redactó como está "entre otras cosas para no caer en el absurdo".

Lo ha ejemplificado con quien se come un bocadillo en la calle con una caña de cerveza, lo que no piensa que incite a consumir, y el líder de UpB, Jordi Portabella, ha reprochado al PP no sabe modular: "El avance que esto representa es nulo. Personas que desayunan a pie de obra con bebida y su bocadillo, va usted --Mulleras-- y le dice esto está prohibido porque nosotros lo hemos hecho".

Elsa Blasco (ICV-EUiA), cuyo grupo siempre ha rechazado esta ordenanza, ha destacado que no avalará ningún endurecimiento, y cree que la propuesta "responde a una concepción autoritaria y socialmente injusta sobre el espacio público", además de acusar al PP de doble moral porque no apoyó el plan de drogodependencias y quieren hacer desaparecer el alcohol de la calle.