Expertos debaten en Madrid sobre si el etiquetado nutricional de los alimentos ha de ser por 100 gramos o por porción

Publicado 27/10/2018 13:54:13CET

El creador del NutriScore, sistema al que recientemente se ha incorporado Eroski, pide acción a los gobiernos

MADRID, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

Expertos del mundo de la nutrición han participado este sábado en Madrid, en el marco del XII Congreso de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), en un debate sobre la necesidad de implantar un etiquetado nutricional complementario que ayude a los consumidores a comer de manera más saludable y que tiene unos de los focos de discusión más destacados en si la información proporcionada al consumidor debe tener como referencia los 100 gramos de producto o por porción recomendada.

Por un lado, el sistema NutriScore, que lleva dos años utilizándose en Francia y que Bélgica también va a implementar, se basa en la atribución de puntos en función de la composición nutricional por 100 gramos del producto o por 100 mililitros de bebida. A partir de los elementos considerados desfavorables desde el punto de vista nutricional y de los favorables, un algoritmo da como resultado los datos que se reflejan e la parte frontal de los alimentos con un código de letras y colores.

Es el sistema defendido por su creador y director del Departamento de Investigación Nutricional de la Universidad de París, Serge Hercberg, que destaca de él que es "simple y muy intuitivo", con una fuerte base científica y cuya eficacia ha sido avalada por numerosos test realizados internacionalmente. "Nutriscore cuenta con el apoyo de la OMS y mejora la calidad nutricional de la cesta de la compra", ha incidido.

En España, hay algunas iniciativas para implementar este modelo y, tal y como ha explicado esta sábado el director de Salud y Sostenibilidad de Eroski, Alejandro Martínez, la cadena de distribución incorporará en los próximos meses el modelo NutriScore a todos sus productos de marca propia al considerarla como "una herramienta estupenda para tener información resumida y sintética y que permite la comparación entre productos".

Martínez ha subrayado que los productos propios de Eroski tienen el denominado 'Semáforo Nutricional' desde el año 2006 pero una reciente encuesta a sus socios cliente, determinó que éstos consideran el sistema NutriScore como "el más completo y comprensible". Por eso, Eroski unirá a su sistema tradicional este otro sistema en una conjunción que los consumidores consideran "la más completa, comprensible y útil".

ENL, SISTEMA BASADO EN PORCIONES

Por su parte, Franccesco Tramontin, experto y representante de grandes compañías que apoyan el modelo Evolved Nutrition Labelling (ENL), ha trasladado al público que éste, basado también en un sistema de colores, muestra la información sobre contenido en grasas, azúcares y sal de los productos basándose en las porciones recomendadas de consumo.

En este sentido, según han recordado otros de los ponentes participantes, algunas organizaciones han denunciado el riesgo que tendría deja en manos de los propios fabricantes la definición de porciones estándar y en España, la OCU ha señalado que el hecho de que las valoraciones se establezcan por porción y no por 100 gramos o mililitros de producto dificultará a los consumidores la tarea de ver qué producto es más saludable.

Sin embargo, según ha incidido Tramontin el sistema ENL se basa en actuales esquemas de referencia de la UE y permite a los consumidores información "precisa" sobre "la parte real que están consumiendo". En ese sentido, considera que este modelo estimula a la industria a reformular porciones más pequeñas.

Además, según su perspectiva, su etiquetado tiene la capacidad de "aumentar en un 18% el porcentaje de consumidores que toman una decisión saludable a la hora de elegir un producto, lo que lleva a una reducción del 4% de la ingesta calórica".

En el simposio de este sábado también ha participado la Unión de Consumidores de Andalucía (UVA-UCE), cuyo presidente, Juan Moreno, ha defendido el papel "proactivo" de estas organizaciones, en este caso, en el etiquetado de los productos que, según ha señalado "además de informativo tienen que tener un vínculo educacional".

Así, ha defendido que "la etiqueta ideal sería sencilla, con letras grandes y palabras menos técnicas". Moreno ha puesto como ejemplo Naturecode, un etiquetado "inteligente" para productores agroalimentarios que usa códigos QR y que está concebido como una conexión directa entre productores agroalimentarios y consumidores.

El consumidor consigue la información relevante que busca y a su vez, el productor recibe automáticamente feedback del uso del consumidor, ha trasladado el representante de UCA, que ha incidido en que el etiquetado es "una responsabilidad compartida" que debe promover "un consumo libre y consciente y no meter miedo".

ACCIÓN DE LOS GOBIERNOS

Hercberg ha reclamado que los gobiernos deben tomar decisiones e implantar los sistemas de etiquetado frontal "si realmente están preocupados por la salud de sus ciudadanos". "Esperamos que las compañías y la política europea escuche a las asociaciones de consumidores que se han posicionado a favor de NutriScore y que se implemente", ha incidido.

Así, este experto prevé que la UE dejará que cada Estado decida el tipo de etiquetado nutricional frontal que quiera para que sus ciudadanos estén informados. "Creo que las empresas deberían anticiparse a los gobiernos y apoyar desde ya un etiquetado que realmente ayude a los consumidores", ha concluido.