Actualizado 11/05/2022 17:56

La jornada escolar continua supone pérdidas de 8.048 millones a las familias y aumenta la desigualdad, según estudio

Archivo - Sillas y mesas de un aula en el interior del Colegio Nobelis de Valdemoro, que debido a la pandemia del coronavirus tendrá que acondicionar sus aulas con medidas de distanciamiento e higiene para el nuevo curso escolar 2019-2020. En Valdemoro, M
Archivo - Sillas y mesas de un aula en el interior del Colegio Nobelis de Valdemoro, que debido a la pandemia del coronavirus tendrá que acondicionar sus aulas con medidas de distanciamiento e higiene para el nuevo curso escolar 2019-2020. En Valdemoro, M - Óscar J.Barroso - Europa Press - Archivo

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

La jornada escolar continua otorga la función de custodia o cuidado fundamental de los alumnos a sus familias en horas laborables, lo que conlleva la pérdida de 8.048 millones de euros de ingresos y el aumento de la brecha de género, ya que 66,4% de este impacto lo asumen las mujeres.

Así lo ponen de relieve las conclusiones del informe 'Jornada escolar continua: Cómo la pandemia está acelerando un modelo social y educativo regresivo', elaborado por el director de Educación en EsadeEcPol, Lucas Gortázar, la profesora de la facultad de Educación de la UAM, Marta Ferrero, y Ángel Martínez, analista en EsadeEcpol.

La investigación aborda el impacto de la jornada escolar continua y abre el debate sobre este modelo, cada vez más extendido entre los centros públicos de Infantil y Primaria, especialmente, tras la pandemia del coronavirus. Para ello, los autores del informe han comparado, por primera vez, esta problemática con los datos de la Encuesta de Calidad de Vida y se ha consultado a más de 2.000 docentes.

Según las conclusiones de este estudio, en el caso de los alumnos, "no existe evidencia rigurosa" respecto al efecto de la modalidad de jornada sobre el rendimiento académico, aunque "algunos estudios correlacionales apuntan a que la jornada completa (o partida) está asociada a mejores resultados".

"Lo que sí existe es evidencia abundante y robusta sobre cómo el tiempo (lectivo y no lectivo) en la escuela supone un impacto positivo en los alumnos en términos académicos y socioemocionales; también que la jornada completa (o partida), con un almuerzo temprano y una pausa después, se adapta mejor a los biorritmos de los alumnos y mejora su salud, ciclos de sueño y bienestar", sostiene el estudio.

Respecto a las familias, la investigación señala que "la evidencia científica apunta a un factor clave habitualmente ignorado en España (clave para la igualdad de género), pero que la pandemia ha puesto de manifiesto: la escuela tiene también una función de custodia o cuidado fundamental".

En este sentido, los autores señalan que "cuando la escuela es a tiempo parcial, el empleo de las familias se resiente, pues sus jornadas laborales nunca pueden superar las 25 o 28 horas semanales", teniendo que ajustar el horario uno de los progenitores, que en el 66,4% de los casos son las mujeres. "Son unos resultados muy relevantes que visibilizan por primera vez que el avance de la jornada matinal (continua) conlleva enormes costes sociales, económicos y de igualdad de género para las familias españolas", ha asegurado Ángel Martínez, analista en EsadeEcPol y coautor del informe.


En relación con el profesorado, las conclusiones del estudio revelan que "se trata del colectivo que más se beneficia de una jornada matinal (continua), tanto en términos de bienestar como en posibilidades de conciliación".

Los docentes encuestados por EsadeEcPol opinan que la jornada matinal es mejor que la jornada completa y, preguntados por cuáles son los principales beneficios de la primera frente a la segunda, un 93,1% señala el aprendizaje de los alumnos y un 65,5% hace referencia a la conciliación de las familias, lo que contrasta con los propios beneficios que la jornada tiene para los docentes en términos de conciliación y que éstos consideran una razón menor para justificarla.

A juicio de los responsables del estudio, la divergencia entre la opinión del profesorado y las evidencias del informe pueden deberse a cierta subjetividad del docente en sus valoraciones acerca de la jornada continua, más versada en opiniones propias que en investigaciones rigurosas acerca del impacto de la jornada escolar matinal (o continua).

"Considerando al alumnado como el objetivo central de la política educativa, hay un enorme espacio para avanzar en el tipo de organización escolar a adoptar mediante un debate racional, basado en la evidencia científica y, a la vez, que articule espacios de consenso teniendo en cuenta a los distintos actores", sostienes los investigadores.

Asimismo, consideran que los beneficios de una jornada escolar a tiempo completo (de 9:00/9:30 a 16:00/16:30) con un almuerzo temprano (12:30 o 13:00) y un descanso en alumnado de 3 a 12 años "superan con creces los costes de mantener o incluso ampliar el statu quo".

En este contexto, añaden que después del "gigantesco" impacto que ha tenido la pandemia sobre la salud mental y el bienestar emocional de la comunidad educativa (alumnado, docentes y familias), "la respuesta no debe conducir a reducir el tiempo en la escuela, sino a ampliarlo". "El avance de la jornada matinal está ocurriendo mientras se niega la evidencia disponible sobre sus efectos perniciosos sobre el alumnado y las familias", subrayan.

Por ello, abogan por articular "otras alternativas a la jornada continua que hagan a su vez factible compensar al profesorado por el fuerte deterioro que ha experimentado su situación laboral durante la última década (primero con la crisis y después con la pandemia)".

JORNADA PARTIDA: 1.200 MILLONES ADICIONALES VIA IRPF

Partiendo de las conclusiones del informe de EsadeEcPol en cuanto a que la jornada escolar partida es la manera más segura de cubrir necesidades del alumnado, y el hecho de que, según éste, el sistema educativo "esté avanzando en dirección contraria", sus autores plantean que una jornada escolar partida (o completa) en educación Infantil y Primaria supondría, vía mayores ingresos de las familias, un aumento de 1.200 millones de euros en la recaudación vía IRPF. Según afirman, esto permitiría hacer políticamente viable la generalización de una jornada escolar a tiempo completo.

En su opinión, este incremento debería incluir tres partidas fundamentales de inversiones públicas: una dirigida a ampliar la cobertura y cuantía de las becas de comedor para llegar a un 40% de todo el alumnado; otra, para desarrollar y mejorar las infraestructuras escolares en los centros públicos de Infantil y Primaria a fin de hacer posible un comedor en cada centro educativo a medio y largo plazo, y una tercera encaminada a compensar al profesorado con un complemento salarial para aumentar las horas de permanencia en los centros.

"Consideramos que se puede avanzar hacia una educación a tiempo completo que sea políticamente viable y que permita equilibrar los costes y beneficios teniendo en cuenta los intereses de todos", concluye Lucas Gortázar, director de Educación de EsadeEcPol y coautor del informe.

666761.1.260.149.20220511110351
Vídeo de la noticia
Contador