Padres de alumnos con necesidades educativas especiales piden adaptar la prueba LEA para "no falsear la realidad"

Actualizado: viernes, 26 octubre 2012 19:04


MADRID, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Asociación del Trastorno Específico del Lenguaje de Madrid (ATELMA) ha trasladado la petición de varias familias con hijos con necesidades educativas especiales de adaptar la prueba de Lectura, Escritura y Aritmética (LEA) que realiza la Comunidad de Madrid a estos alumnos para "no falsear la realidad".

La presidenta de esta organización, Esther González, ha explicado a Europa Press que a los padres no se les avisó de que se iba a realizar esta prueba y que, después, han recibido los resultados "preocupados" por los mismos, puesto que dicha prueba "no se adapta", cuando se realiza, a las dificultades de estos niños.

González ha señalado que, antes de que tuviera lugar dicha prueba durante el curso pasado, mandó una carta a la Consejería de Educación (a la Dirección de Área territorial) pidiendo que se excluyera a estos alumnos de la prueba puesto que si lo que querían era saber cuál es su rendimiento, ya existen los boletines oficiales de final de cada trimestre.

Son niños con dificultades en el aprendizaje, con la escritura o con las Matemáticas, o, incluso con algún trastorno como el Síndrome de Asperger, y, a su juicio, si quieren que realicen la prueba, lo "mínimo" sería que se adaptara a ellos y, por ejemplo, tuvieran más tiempo para realizarla.

Uno de los padres afectados se han dirigido a la Consejería para explicar la "sorpresa" cuando han recibido la evaluación de su hijo con un resultado "pésimo" y "sin responderse con la realidad de sus capacidades" dado que la prueba no se adaptó "a su dificultad en la comprensión y expresión del lenguaje".

Esta familia hace referencia a una resolución conjunta del 3 de mayo de 2012 de las viceconsejerías de educación y organización educativa, donde se indica que los alumnos con necesidades educativas especiales (NEE) realizarán la prueba y "sus resultados podrán ser objeto de un estudio diferenciado".

"Manifestamos nuestra incomprensión y desconcierto sobre por qué a nuestro hijo no se le ha hecho el estudio diferenciado al que se refiere la resolución", destacan en la misiva, donde señalan que al igual que entienden que un niño ciego no le harían una prueba de lectura que no fuera en braille, a su hijo "no se le puede hacer una prueba siempre que no sea con un profesor de apoyo que le explique en qué consiste cada ejercicio".

Tras señalar que tener un hijo con dificultades "no es fácil", sostienen que el resultado de la prueba, además de bajar la media de su clase, "no es real" puesto que "no se corresponde con las habilidades y destrezas" del niño, "desprestigiando todo el buen y gran trabajo" que hacen con él los tutores y maestros de apoyo de su CEIP.

RESPUESTA DE LA COMUNIDAD

También en una misiva y en respuesta a la petición de la familia, la directora de Área Territorial de Madrid capital, Belén Aldea, explica que agradece el interés y "toma nota" de los motivos que exponen los padres para transmitirlos a la Inspección Educativa, responsable de la aplicación del contenido de la resolución en la que se dictan instrucciones para la realización de la prueba LEA.

No obstante, precisamente, y conforme a lo señalado en esta normativa, les explica que "no es posible atender la solicitud" de que su hijo no realice la prueba, entre otras cosas, porque la resolución dicta que "todos los alumnos de segundo curso de Educación Primaria les será de aplicación la prueba".

Desde la Dirección se explica que la finalidad de la prueba es "conocer el grado de adquisición de las destrezas y conocimientos fundamentales adquiridos por los alumnos en las áreas de Lengua Castellana, Literatura y Matemáticas, para después informar al centro y a las familias sobre los resultados obtenidos".

Sobre esa base, añaden, se podrán "articular programas de mejora específicos para garantizar que todos los alumnos adquieren conocimientos académicos fundamentales".

En la misma línea, explica que la Dirección del Área es un centro directivo de la Consejería que se encarga de "impulsar" el desarrollo y ejecución de la política educativa de esta administración "para el logro de los objetivos establecidos en la misma".

"También es responsable de canalizar cuantas órdenes e instrucciones emanadas de la Consejería hayan de cumplirse y observarse, velando por el cumplimiento de las leyes y disposiciones legales en lo que se refiere a las competencias atribuidas a la Consejería", apunta la directora.