Los políticos del futuro disputan en el Senado la final de la Liga Nacional de Debate Escolar

Los mejores oradores escolares compiten en la Liga Nacional en el Senado: "Las Cortes son el lugar cumbre del debate"
EUROPA PRESS
Publicado 08/05/2019 14:50:49CET

   MADRID, 8 May. (EUROPA PRESS) -

   El Senado acoge este miércoles la final de la Liga Nacional de Debate Escolar, donde 32 estudiantes de los ocho mejores equipos de España se disputan la segunda edición de este campeonato organizado por Cánovas Fundación.

   En concreto, los equipos proceden de cuatro colegios de Málaga, dos de Madrid y uno de Córdoba, y todos han superado competiciones previas en las que participaron más de 400 estudiantes. "Estos torneos se llevan celebrando desde hace seis años, pero decidimos unificarlos en un campeonato nacional", explica a Europa Press el secretario general de Cánovas Fundación, Miguel Ángel Ruiz.

   Los jóvenes, de entre 15 y 18 años, emulan a políticos en la sede de la Cámara Alta en Madrid debatiendo, posicionándose a favor o en contra, sobre si sería conveniente que en España se establecieron unas elecciones presidenciales para elegir por sufragio universal al jefe del Gobierno.

   La puesta en escena y la dinámica de los debates simulan al de los políticos profesionales en un hemiciclo. Dos grupos se sientan en diferentes bancadas, y un representante de cada uno expone la tesis que defiende su equipo, que después otros estudiantes refutarán o rebatirán. Los jóvenes, a diferencia de los políticos mayores, respetan escrupulosamente sus tiempos de intervención y sus turnos de palabra.

   "El respeto es básico", apunta el secretario general de Cánovas Fundación, recordando que la postura que defiende cada equipo se sortea, "con lo cual es un ejercicio de argumentación, empatía y ponerse en el lugar del otro". En su opinión, la Liga de Debate es también "una oportunidad de convivencia con jóvenes que tienen las mismas inquietudes de aprender, leer, informarse y construir".

   La sala Europa del Senado ha acogido algunas de las eliminatorias, donde los estudiantes han aparecido con sus mejores galas: trajes ellos y vestidos ellas, aparentando más edad de la que tienen los adolescentes. Casi ninguno puede votar todavía por no haber cumplido la mayoría de edad, pero han demostrado conocer a fondo los engranajes de una investidura o de una moción de censura.

   Por ejemplo, el estudiante David Ruiz, con verbo rápido e inflexiones en el discurso, ha abogado al subir a la tribuna una elecciones presidenciales porque favorecerían la gobernabilidad en un contexto de inestabilidad política. Las representantes del equipo rival, todas chicas, acudían al debate llenas de argumentos para defender el sistema actual, aludiendo a la representatividad que otorgan los pactos de investidura, o la facilidad para legislar cuando un presidente se somete a la confianza de un parlamento.

   Frente a los oradores, un juez adulto tomaba nota de cada una de las intervenciones, evaluando el fondo y la forma del discurso, así como la estructura argumental empleada por cada uno de los participantes, que no se han amilanado ante la solemnidad del escenario.

RIVERA E IGLESIAS, REFERENTES

   "Las Cortes Generales son el lugar cumbre del debate en este país, y para los niños debatir donde lo hacen sus máximos representantes sus máximos representantes es una oportunidad", subrayan los organizadores. Aunque Arianna, malagueña de 16 años, no se había planteado nunca pisar la moqueta del Senado hasta que su madre la persuadió para apuntarse a un campeonato local de debate.

   "Yo no quería. Me decía: por favor, cómo me voy a apuntar al debate, qué friqui. Pero luego el mundillo te capta sobre todo si tienes inquietudes sociales, porque aquí encuentras a personas afines a ti con las que puedes discutir de cosas de las que no puedes en el día a día con tus amigos", explica esta estudiante del colegio SEK San Estalisnao de Kostka de Málaga.

   Junto a ella forman equipo Carla, de 17 años, y las hermanas Yolanda y Elena, ambas de 16. Todas coinciden en las virtudes de debatir: se aprende a razonar, a hacer llegar el mensaje o entender al contrario. "Es un crecimiento", aseguran estas alumnas de primero de Bachillerato que han llegado a la final estudiando los debates televisados de los candidatos a la presidencia del Gobierno.

   Para las hermanas Elena y Yolanda, los mejores debatiendo son el candidato de Ciudadanos, Albert Rivera, y el de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, al que Arianna considera "el mejor orador de la política española", algo que también comparte Carla. "Me captó mucho más que otros con los que comparto más ideología", asegura la joven, que suspende, en cambio, al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

   Carla quiere estudiar Derecho y Relaciones Internacionales, y no descarta volver algún día al Senado como representante de la soberanía popular, aunque la política actual la tiene descontenta: la entiende como un "servicio" y detecta demasiadas "ansias de poder".

   La que lo descarta tajantemente es Arianna, que no se ve en el papel. "No me gusta cómo funcionan los partidos, yo no quiero chupar el culo a nadie, hablando mal, para llegar aquí. Prefiero ayudar a la sociedad de otra manera", sentencia la adolescente.

Contador

Para leer más