El PP presentará en las próximas semanas su reforma educativa alternativa a la 'Ley Celaá'

Rueda de prensa tras el Consejo de Ministros
Eduardo Parra - Europa Press - Archivo
Publicado 08/01/2019 19:00:22CET

MADRID, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Partido Popular presentará en las próximas semanas un proyecto de reforma de la ley educativa alternativo al texto en el que trabaja el Gobierno de Pedro Sánchez, y con el que los populares pretenden "dar respuesta a las necesidades del sistema educativo español" con propuestas como reforzar la alta inspección o garantizar que el Estado coordine la educación de las comunidades autónomas

La vicesecretaria de Política Social del PP, Cuca Gamarra, ha confirmado a Europa Press que su partido presentará su alternativa a la 'Ley Celaá' en las próximas semanas, basada en ejes como "garantizar la libertad de los padres para elegir la educación de sus hijos" o la creación de "una MIR educativa", ha especificado.

Según la también alcaldesa de Logroño, el anteproyecto de reforma de la ley educativa del Gobierno socialista, que pretende derogar la LOMCE aprobada por el PP en 2013, es una reforma "ideológica" que "no responde a las necesidades del sistema educativo español" y que se ha elaborado "al margen de la comunidad educativa".

Además, Gamarra ha señalado que la reforma la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, presentará este miércoles a las comunidades autónomas, "no responde al principio básico de la libertad de los padres" y plantea "un enfrentamiento artificial entre la educación pública y la concertada".

También considera que la reforma "se separa de la búsqueda de la excelencia académica" para "ahondar en la obtención de títulos sin cumplir los objetivos", en alusión a la posibilidad de que los alumnos de Bachillerato puedan titular con una asignatura suspensa, como contempla el borrador de la 'Ley Celaá'.

El presidente del PP, Pablo Casado, ya anunció el pasado mes de noviembre que su partido presentará una proposición de ley alternativa a la reforma educativa del Gobierno de Pedro Sánchez, en la que propondría que la educación tiene que ser competencia del Estado y que las autonomías administren esa competencia, "tal y como se recoge en la Constitución española", y sin hacer "populismo" con esta cuestión.

El anteproyecto de reforma del Gobierno incluye medidas como dejar la asignatura de Religión fuera de la nota media, incluir una nueva materia de Educación en Valores Cívicos y Éticos, devolver la obligatoriedad de Filosofía o permitir que un estudiante obtenga el título de Bachillerato con una asignatura suspensa.

El borrador también elimina la "demanda social" como criterio para la planificación escolar, un "eufemismo", en palabras de Celaá, para "propiciar que la escuela pública pueda considerarse subsidiaria de la concertada" que se incorporó en la LOMCE redactada por el exministro del PP José Ignacio Wert.

Además, la 'Ley Celaá' incluye la posibilidad de que las comunidades autónomas decidan el uso del castellano y otras lenguas cooficiales como "lengua vehicular", con el objetivo de que los alumnos y alumnas sepan expresar y comprender ambas lenguas al finalizar la educación obligatoria, según el texto elaborado por el Ministerio.

Contador