Publicado 05/09/2022 14:36

2022, el peor de los últimos 15 años en España, con 293.155 hectáreas arrasadas por el fuego, según Copernicus

Archivo - Dos personas se abraza en las inmediaciones del incendio, a 5 agosto de 2022,  en O Vento, parroquia de Cea, en la comarca de Salnes y el concello de Villagarcía de Arousa, Pontevedra, Galicia (España).
Archivo - Dos personas se abraza en las inmediaciones del incendio, a 5 agosto de 2022, en O Vento, parroquia de Cea, en la comarca de Salnes y el concello de Villagarcía de Arousa, Pontevedra, Galicia (España). - Gustavo de la Paz - Europa Press - Archivo

   El país registra ya 54 grandes incendios, la cifra más alta de la última década, de acuerdo a datos del MITECO

    MADRID, 5 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Un total de 293.155 hectáreas han ardido en España en lo que va de 2022, el peor de los últimos 15 años en materia de incendios forestales, según los últimos datos del Sistema Europeo de Información de Incendios Forestales (EFFIS), del programa Copernicus de la Unión Europea.

   Esta cifra supone que un 0,58% del territorio español ha quedado arrasado y cuadruplica la media de hectáreas quemadas en la última década (69.331), lo que demuestra la gravedad de los incendios forestales de este año.

   Además, según estimaciones del sistema europeo, son 411 los incendios de 30 hectáreas o más que se han producido este año, lo que supone también un récord en los datos contabilizados desde el año 2008.

   De este modo, 2022 se ha convertido en el año con mayor superficie quemada en España, desbancando a 2012, ejercicio en el que más de 189.000 hectáreas quedaron arrasadas.

   España también se sitúa como el país de la UE con más hectáreas calcinadas este año, según los datos del EFFIS a 5 de septiembre, consultados por Europa Press. No obstante, en porcentaje de hectáreas con respecto al tamaño del país, España está a la par que Croacia (0,58% de su territorio quemado) y tiene por delante a Rumanía (0,63%) y Portugal (1,13%) --este último es el más afectado--.

   Los datos recopilados por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) indican que hasta el 28 de agosto se han quemado 252.690 hectáreas frente a las 74.260 hectáreas en el mismo periodo de 2021.

   Al igual que en los datos del EFFIS --que están más actualizados--, esta es la cifra más alta de la última década, récord que por ahora ostentaba 2012 con 189.943 hectáreas quemadas en la misma época del año. El año 2018, con 19.782 hectáreas arrasadas, es el de menor superficie quemada de la década en el mismo periodo, de acuerdo a los datos del MITECO.

EL AÑO CON MAYOR NÚMERO DE GRANDES INCENDIOS

   El año 2022 es también el de mayor número de grandes incendios --los de más de 500 hectáreas--, con 54, seguido de 2012, cuando se produjeron 36, mientras en 2021 España sufrió 16 grandes incendios. De nuevo, 2018 fue el año más 'benévolo' en este sentido ya que hubo tres grandes incendios.

   Por otra parte, en lo que va de año se han contabilizado 8.329 siniestros, de los que el 5.733 fueron conatos, ya que quemaron menos de una hectárea, y los 2.596 restantes fueron incendios.

   En cuanto al tipo de vegetación afectada, 126.599,60 hectáreas quemadas eran de superficie matorral y monte abierto; 108.195 de superficie arbolada, a las que habría que sumar 17.894 hectáreas de superficie herbácea (pastos y dehesas).

POR COMUNIDADES AUTÓNOMAS

   Cerca de la mitad de los incendios, el 45,64%, se registraron en el noroeste (comprende las comunidades autónomas de Galicia, Asturias, Cantabria y las provincias de León y Zamora), donde además ardió el 48,74% de la superficie arbolada y el 49,14% de la superficie forestal.

   En las comunidades interiores (comprende el País Vasco y las provincias del resto de comunidades autónomas no costeras, excepto León y Zamora), se produjeron el 36,76% de los fuegos que asolaron el 37,95% de la superficie arbolada y el 30,82% de la superficie forestal.

   En el Mediterráneo (comprende las comunidades autónomas costeras del mar Mediterráneo, incluyendo sus provincias interiores), hubo un 17,15% de incendios, que quemaron un 10,78% de la superficie arbolada y el 18,94% de la superficie forestal; mientras que en Canarias se produjeron un 0,46% de siniestros, que quemaron un 2,53% de superficie arbolada y afectaron a un 1,10% de superficie forestal.