Actualizado 02/08/2013 14:12 CET

El 80% de europeos recicla y ahorra energía para cuidar el medio ambiente

Grifo, agua
Foto: DANKA/FLICKR

MADRID, 2 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El 80 por ciento de los europeos recicla y ahorra energía para cuidar del medio ambiente y el 55 por ciento cree que el calentamiento global es reversible, según los resultados de un estudio internacional llevado a cabo por la Fundación BBVA.

   El informe, 'Values and Worldviews', que ha examinado un "amplio conjunto de percepciones, actitudes y valores centrales" de los ciudadanos de 10 países europeos, resalta que casi ocho de cada diez ciudadanos comunitarios, consideran que la naturaleza es "fácilmente alterable" por la actividad de los seres humanos.

   En esta línea, considera que, en Europa, son "minoría", con un 40 por ciento de las personas encuestadas, los que consideran que la naturaleza debe ser dominada por los seres humanos y que está supeditada al crecimiento económico.

   Señala que la mayoría considera "importantes" los problemas medioambientales actuales y que es "necesario" actuar ahora  para evitar las consecuencias en el futuro.

   Por todo ello, según el análisis, el 80 por ciento de los ciudadanos europeos, y el 84 por ciento de españoles, ahorran electricidad y agua; reciclan de forma habitual entorno al 84 por ciento y 70 por ciento, respectivamente; y un 75 por ciento en la Unión y 67 por ciento de los españoles, suelen compran electrodomésticos de bajo consumo energético.

   Además, indica que el 60 por ciento de los europeos cree que el calentamiento global se debe más a la actividad humana que a un proceso natural de la Tierra, posición que se acentúa aún más en España, con el 76 por ciento de los encuestados. Asimismo, el 55 por ciento a nivel europeo y el 65 por ciento en España, considera que el calentamiento global es hoy por hoy un proceso reversible.

   Con un nivel de seguimiento menor, el 42 por ciento de los europeos y "apenas" el 15 por ciento en España, consumen frecuentemente frutas y verduras cultivadas sin pesticidas o fertilizantes artificiales y, entorno al 40 por ciento y el 47 por ciento respectivamente, limita el uso del vehículo privado en pro del transporte público.