Amigos de la Tierra denuncia que la Cumbre intenta imponer una "lógica neoliberal" con los mercados de carbono

Publicado 13/12/2019 10:56:49CET
Rueda de prensa de Amigos de la Tierra en la COP25
Rueda de prensa de Amigos de la Tierra en la COP25 - AMIGOS DE LA TIERRA

   "Nos quedan pocos años, no hay nada con lo que comerciar", avisan

   MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

   La máxima responsable de Amigos de la Tierra Internacional, ha denunciado este viernes que se está intentando imponer una "lógica neoliberal" en la Cumbre del Clima (COP25) a través de la imposición de los mercados globales de carbono como solución a la crisis climática.

   El Artículo 6 del Acuerdo de París que regula estos carbono es el único precepto que queda por desarrollar del libro de reglas del Acuerdo de París y que se esperaba cerrar en esta Cumbre del Clima (COP25), aunque también hay dificultades para alcanzar un acuerdo entre los negociadores.

   "No creemos que sea la solución --ha avisado--. Estamos resistiendo un intento de dar licencias a las compañías para continuar contaminando territorios, devastando nuestros modos de vida y negando los derechos a través de actividades económicas como la minería". Además, ha asegurado que ya se sabe que no funcionan.

   Tras criticar la "represión" que vive el pueblo chileno como resultado de "una brutal dictadura", ha reconocido que no esperaban que esa "lógica neoliberal" se impusiese también en la Cumbre del Clima.

   "Este es un foro multilateral y esperábamos que fuese democrático, que escuchasen nuestras voces y que los gobernantes tuvieran en cuenta a la gente y no los intereses de las corporaciones".

NO PROTEGE LOS DERECHOS HUMANOS

   La organización advierte, además, de que los países ricos se han quedado cortos a la hora de incorporar la protección de los derechos humanos en la regulación de los mercados de carbono.

   Así lo ha puesto de manifiesto Sara Shaw al hablar sobre el estado de las negociaciones. En este sentido, ha señalado que no esperan ninguna sorpresa en las negociaciones que tendrían que finalizar hoy, incluso aunque se extendieran más allá de este viernes, como se está escuchando.

   Shaw ha apuntado que se ha presentado un nuevo texto negociador esta mañana que todavía no han podido analizar pormenorizadamente pero ha subrayado que los países ricos se han quedado cortos en la protección de estos derechos, un lenguaje que aparecería sólo en el preámbulo del posible acuerdo, lo que a su juicio "no tiene el mismo peso".

   "Fueron una mala idea hace 25 años, los mercados existentes ahora no han reducido las emisiones de CO2 y suponen una violación de los derechos humanos, especialmente de las comunidades indígenas --ha dicho--. Quedan pocos años para recudir las emisiones y evitar que la temperatura del planeta suba por encima de 1.5 grados centígrados. Simplemente, no hay nada con lo que comerciar", ha dicho.

HABRÁ DOBLE CONTABILIDAD

   En todo caso, en la regulación que se persigue tampoco parece que vaya a evitarse la doble contabilidad, según aseguran, lo que significa que tanto los países que vendan derechos de emisión como los que los compren podrán apuntarse estos derechos. "La clave está en los detalles de como están construidas las reglas y no está claro que vaya a ser evitado del todo", ha dicho. Esa doble contabilidad es algo a lo que se oponen países como España que reclama una contabilidad robusta que evite que el sistema no sirva para reducir realmente las emisiones de CO2.

   Además, ha recalcado que lo que realmente está bloqueando un acuerdo sobre el mercado es, como ya se ha venido diciendo, que los países en desarrollo quieren traspasar al nuevo sistema todos los créditos de los antiguos Mecanismos de Desarrollo Limpio, que corresponden al Protocolo de Kioto. "Quieren un acuerdo en el que todos estos créditos vayan al nuevo sistema. Así que todos esos créditos de emisiones del pasado van a París. Es completamente absurdo", ha añadido.

   Otro de los puntos que se mantienen en un 'impasse' es el Mecanismo de Varsovia de Pérdidas y Daños, en el que los países en desarrollo demandan más financiación y herramientas.

   "La próxima cumbre será en Escocia. Las generaciones futuras se preguntarán por esta década pérdida, que fue de la justicia climática y los fondos para hacerle frente. Necesitamos más ambición y medidas eficaces en el 2020", ha añadido Mary Church, también de Amigos de la Tierra.

   La organización considera que existen soluciones promovidas por la ciudadanía como la apuesta por la agroecología, la energía comunitaria y la renovables en manos de la gente, pero insiste en que se necesita apoyo y compromiso de los gobiernos "para detener las inversiones en energías sucias y tener una oportunidad".