Actualizado 21/08/2007 20:01 CET

CANARIAS.-Canarias pedirá ayuda a Europa para recuperar la población del pinzón azul, afectado por los incendios en Gran Canaria

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 21 Ago. (EP/IP) -

La población de pinzones azules en Gran Canaria se ha reducido considerablemente después de los incendios registrados en la isla, al quedar seriamente dañado el último hábitat en la isla de estas aves, el Parque Natural de Inagua. Por ello, el Centro de Recuperación de la Fauna Silvestre del Cabildo de Gran Canaria, en colaboración con la viceconsejería de Medio Ambiente del Ejecutivo autónomo, diseña un proyecto para recuperar la especie y para el que esperan contar con ayuda europea.

Así lo afirmaron hoy el consejero del área del Cabildo de Gran Canaria, Juan Salvador León, y el viceconsejero de Medio Ambiente del Gobierno canario, Cándido Padrón, tras una reunión mantenida con vistas a delimitar un plan de acciones de prevención y recuperación de las zonas afectadas por el incendio en Gran Canaria.

León aseguró que la situación de este pájaro "no es tan alarmante" como se pensaba porque se han visto unos 20 ejemplares marcados sobrevolando algunas zonas de la Reserva Natural Integral de Inagua que no fueron alcanzadas por el fuego, teniendo en cuenta que los responsables del Centro de Recuperación de la Fauna Silvestre marcaron en su día unas 34 aves con el fin de estudiar su comportamiento.

El viceconsejero canario situó el inicio de los trabajos de recuperación del pinzón azul tan pronto como las llamas fueron extinguidas de Inagua, centrados inicialmente en la reconstrucción de los comederos y bebederos que fueron destrozados por el fuego. Pese a que el parque quedó prácticamente calcinado, algunas zonas aisladas se libraron del incendio y las aves pudieron refugiarse en ellas.

PINOS CENTANRIOS, VIVOS.

Mejor suerte tuvieron los pinos centenarios que habitan la zona, de los que sólo desaparecieron el 10 por ciento, según León, que afirmó que "de todas formas se hubieran perdido ante su mal estado debido a las extracciones incontroladas de brea y resina". Para el consejero, la experiencia en incendios como el sufrido el año pasado por la isla del Hierro "nos aporta datos esperanzadores sobre la extremada capacidad de regeneración del pino canario".

Ambos responsables llamaron la atención sobre la relevancia de la implicación ciudadana en la recuperación de las zonas donde el fuego actuó con mayor virulencia. Para ello Juan Salvador León agradeció la iniciativa de unos 40 colectivos que ya figuran en la base de datos de voluntarios que elabora el Cabildo de Gran Canaria con vistas a los trabajos de limpieza que la institución insular proyecta en algunas zonas de la Isla.

Dichas acciones contribuirían a evitar, en primer lugar, que los materiales producto de la erosión provocada por el fuego taponen barrancos y cauces propiciando inundaciones en épocas de lluvias. Por su parte, el viceconsejero Cándido Padrón confirmó el aprovechamiento de algunos materiales erosionados para su reciclaje.