Científicos ensayan una nueva metodología para censar el atún rojo

Actualizado 21/06/2012 15:59:38 CET
Granja De Engorde De Atún Rojo En L'ametlla De Mar
EUROPA PRESS

MADRID, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un total de 23 científicos y técnicos pertenecientes a los Centros Oceanográficos de Baleares, Canarias y Málaga del Instituto Español de Oceanografía (IEO), AZTI-Tecnalia y al Centro de Estudios Avanzados de Blanes (CEAB-CSIC) ensayan a partir de este jueves una nueva metodología para evaluar el estado de las poblaciones de atún rojo a bordo del buque Ramón Margalef del IEO.

Durante 24 días, este equipo se embarcará con el objetivo de "contribuir al conocimiento de la ecología y el estado de las poblaciones de atún rojo atlántico (Thunnus thynnus) con el fin último de aportar bases científicas para una mejor gestión de la especie", en el marco de la campaña de investigación oceanográfica 'Evaluación de la población de atún rojo Atlántico que se reproduce en el Mediterráneo occidental' (ATAME).

La campaña, que muestreará unas 250 estaciones en aguas del Mar Balear, pretende obtener los datos necesarios para estimar la viabilidad de llevar a cabo la evaluación del stock reproductor de atún rojo desovante en el área de puesta del Mar Balear mediante la aplicación de métodos independientes de las capturas pesqueras.

Para ello, se determinará la abundancia y distribución espacial horizontal y vertical de huevos y larvas de atún rojo; se determinará la abundancia y distribución espacial de potenciales predadores; se caracterizará el escenario hidrográfico en ese periodo y área para determinar las tasas de mortalidad diaria de larvas de atún rojo en sus distintas fases de desarrollo; y, por último, se obtendrán muestras para el estudio de la ecología trófica de fases larvarias y prejuveniles de atún rojo.

Asimismo, se realizará un muestreo continuo de huevos a dos metros de profundidad, mientras el barco esté en ruta, para disponer en tiempo casi real de información sobre concentraciones de huevos en el área. Por último, se caracterizará la hidrografía de la zona gracias a una roseta de botellas oceanográficas.

El proyecto ATAME, financiado por el Plan Nacional de I+D+i de la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación del Ministerio de Economía y Competitividad, tiene una duración de tres años --entre 2012 y 2014--, y nace tras la propuesta de la Comisión Internacional para la Conservación de los Atunes Atlánticos (ICCAT) en la que anima a la comunidad científica al desarrollo de nuevas aproximaciones metodológicas que mejoren los resultados de las evaluaciones, proporcionando datos más fiables y robustos, en pro de una más acertada política de conservación del atún rojo.

El estado actual de la especie sigue siendo "preocupante", según los responsables del proyecto, ya que "las evaluaciones indican que la biomasa de reproductores ha disminuido progresivamente desde los años 70, a pesar de que los modelos de proyección aplicados recientemente se muestran más optimistas, pues algunos de ellos sugieren una lenta recuperación de la población".