18 de febrero de 2020
 

¿Cuáles son las principales causas de los incendios forestales?

Actualizado 04/09/2017 16:28:13 CET
Causas de los incendios
MINISTERIO DE AGRICULTURA Y PESCA

MADRID, 4 SEP. (EDIZIONES) -

La mano del ser humano está detrás del 96% de todos los incendios forestales producidos en España, que en los últimos 20 años han arrasado una superficie equivalente a la de la Comunidad Valenciana, según apuntan organizaciones ecologistas.

Con el fin de concienciar a la población, el Ministerio de Agricultura y Pesca ha ofrecido datos sobre las principales causas de los incendios forestales provocados por la acción humana, incluyendo tanto los fuegos intencionados como los provocados por negligencias.

La utilización del fuego en prácticas agrícolas (35%) y ganaderas (20%) provoca la mayoría de incendios forestales, mientras que un 3% son causados por gestos comunes como tirar colillas al suelo, y un 4% se deben a actos vandálicos.

Las enfermedades mentales, que están detrás del 5,68% de los incendios producidos en España, y las deflagraciones de maquinaria o herramientas agrícolas (4%) son otras de las principales causas. Entre el resto de motivos, destacan la eliminación de residuos y el uso lúdico de los espacios naturales.

El fuego ha arrasado un total de 81.929 hectáreas de superficie española en lo que va de año, más del doble que en el mismo período de 2016. A estas cifras ofrecidas por el Ministerio de Agricultura y Pesca habría que sumar las hectáreas calcinadas por los incendios de los últimos diez días, entre ellos, el de la localidad leonesa de Encinedo, que ha afectado a más de 8.000 hectáreas.

Datos de WWF demuestran que en España se actúa de manera efectiva ante los incendios una vez producidos, ya que más de la mitad son extinguidos antes de calcinar una sola hectárea. La clave del aumento de incendios apuntan está en la falta de prevención.

Por otra parte, la organización ecologista denuncia que el incremento en la combustibilidad de los montes debido al despoblamiento rural y la ausencia de políticas que gestionen el territorio de forma ordenada y sostenible ha llenado España de "bombas de relojería forestales".