Ecopilas pide a la UE que aplique a las pilas y baterías un objetivo de recogida "coherente y realista" con el mercado

Ecopilas pide a la UE que aplique a las pilas y baterías un objetivo de recogida
FUNDACIÓN ECOPILAS - Archivo
Publicado 14/03/2019 17:39:44CET

   MADRID, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El sistema integrado de gestión Ecopilas asegura que el objetivo europeo de recogida de pilas no es coherente con la cantidad de residuos generados y pide a la UE que aplique un objetivo "coherente y realista" con el mercado.

   Según Ecopilas, desde 2006 la Directiva europea que regula la gestión de estos residuos fija un índice mínimo de recogida anual que se calcula sobre el volumen de pilas puestas en el mercado en los tres años anteriores, pero el ciclo de vida del producto es superior, según un estudio realizado por Eucobat, la asociación europea que reúne a 18 sistemas colectivos de reciclaje de pilas de la UE.

   El informe concluye que el objetivo obligatorio de pilas "no es coherente ni realista" porque se basa en la cantidad de baterías comercializadas en vez de las desechadas. La edad media de una batería es de 5,2 años en el mercado comunitario y de 4,9 en España, por lo que Ecopilas solicita a la Comisión Europea establecer un nuevo criterio de cálculo. Desde 2016, el cálculo se sitúa en el 45 por ciento de las pilas puestas en el mercado en los tres últimos años y aumentará al 50 por ciento en 2020.

   Para Ecopilas, el objetivo ha de basarse en la cantidad de residuos disponibles para su recogida porque la mayoría de pilas y baterías comercializadas en Europa no son desechadas en el plazo de tres años, a partir de la fecha en que se pusieron en el mercado.

   El análisis de Eucobat en el que ha participado Ecopilas, el impacto de la vida de distintos tipos de baterías en el volumen de recogida, a partir del seguimiento de 154.000 pilas en España, Francia, Bélgica, Holanda, Alemania y Rumanía, responsables del 53 por ciento de las comercializadas en la UE.

   Además, el estudio analiza el aumento del periodo de caducidad en la gran mayoría de tipos de pilas, que supera los siete años de media mediante el desarrollo de nuevas tecnologías que aumentan la capacidad de almacenamiento, así como la eficiencia energética de los aparatos en las que son utilizadas.

   Eucobat advierte de la dificultad de encontrar cierto tipo de pilas en el flujo de residuos, especialmente las recargables, que suelen desecharse junto con el aparato electrónico en el que están instaladas. Ese es, por ejemplo, el caso de ordenadores portátiles, teléfonos móviles y otros dispositivos de electrónica de consumo y herramientas eléctricas, que tienen un bajo índice de recogida.

   Precisamente, el trabajo afirma que las baterías puestas en el mercado integradas en un aparato representan entre el 20 por ciento y el 35 por ciento de las comercializadas, mientras que sólo suponen entre el 4 por ciento y el 13 por ciento de la cantidad total de pilas recogidas.

   En esa línea, advierte de que en los próximos años la situación se extenderá a mayor variedad de aparatos electrónicos por las nuevas aplicaciones de pilas y baterías, por ejemplo con el auge de la movilidad eléctrica y el aumento de las ventas de vehículos, bicicletas y patinetes eléctricos, drones o soluciones basadas en Internet de las cosas.

   Por ello, Eucobat calcula que el objetivo europeo actual solo es adecuado para las baterías cuyos volúmenes comercializados son estables a largo plazo. Este es el caso de las pilas alcalinas y de zinc-carbono, cuyo peso ha disminuido tan sólo un 10 por ciento entre 2001 y 2015, en oposición al de las baterías de litio recargables, que se ha multiplicado por 16 en el mismo periodo.

   De hecho, añade que solo en el primer caso, el objetivo actual europeo tendría validad por la similitud entre la media comercializada durante los últimos tres años y la cantidad de baterías al final de su vida útil, con una desviación máxima del 13 por ciento.

   El presidente de Ecopilas, José Pérez, solicita a la UE que aplique a las pilas el criterio que ya se ha incorporado en la Directiva sobre gestión de aparatos electrónicos y que contempla una metodología de cálculo de los índices de recogida basada en los residuos generados. "En definitiva, un objetivo coherente y realista con la situación del mercado", concluye.

Contador