Publicado 20/01/2021 20:00CET

El final de la temporada de lluvias predice de manera fiable la sequía en regiones propensas a inseguridad alimentaria

MADRID, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

La fecha de inicio de la temporada de lluvias anual predice de manera confiable si se producirá una sequía estacional en partes del África subsahariana que son particularmente vulnerables a la inseguridad alimentaria y podría ayudar a mitigar sus efectos, según publican investigadores del Centro de Riesgos Climáticos de la Universidad de California, en la revista de acceso abierto 'PLOS ONE'.

La sequía estacional provocada por el clima puede afectar el rendimiento de los cultivos y se encuentra entre los principales contribuyentes a la inseguridad alimentaria, que puede amenazar la vida y los medios de vida de las personas.

En los últimos cinco años, partes de África subsahariana han experimentado un aumento significativo de la inseguridad alimentaria, que a veces ha requerido asistencia alimentaria de emergencia. Los sistemas de alerta temprana que predicen de manera confiable las condiciones que pueden conducir a la inseguridad alimentaria podrían ayudar a impulsar acciones oportunas para mitigar estos efectos.

El investigador Shraddhanand Shukla y sus colegas de la Universidad de California plantearon la hipótesis de que la fecha de inicio de la temporada de lluvias, calculada a partir de los datos de precipitación, podría servir como advertencia.

Para explorar esta posibilidad, analizaron la relación entre la fecha de inicio, las condiciones de sequía observadas a través de imágenes satelitales de la cubierta vegetal y los riesgos de inseguridad alimentaria basados en informes trimestrales sobre la inseguridad alimentaria en África subsahariana desde abril de 2011 hasta febrero de 2020.

El análisis mostró que un retraso de unos 10 días desde la fecha mediana de inicio de la temporada de lluvias se asoció con una probabilidad significativamente mayor de sequía estacional en las regiones con el mayor riesgo de inseguridad alimentaria aguda grave. Un retraso de 20 días indicó una probabilidad del 50 por ciento de sequía en esas regiones.

Un análisis más detallado confirmó la relación predictiva entre la fecha de inicio de la temporada de lluvias y el riesgo de sequía en el África subsahariana en su conjunto, y en particular en África oriental.

Estos hallazgos sugieren que la fecha de inicio de la temporada de lluvias podría ser un componente importante de un sistema de alerta temprana de sequías que probablemente conduzcan a la inseguridad alimentaria en África subsahariana.

La investigación adicional podría examinar la relación entre la fecha de inicio y otros indicadores de inseguridad alimentaria, como los datos de alta resolución sobre el rendimiento y los precios de los cultivos o los precios del ganado a mitad de temporada.

Los autores añaden que "el momento del inicio de las lluvias se puede rastrear utilizando observaciones de detección remota y pronosticarse utilizando modelos climáticos, y los resultados de este estudio muestran que puede ser un indicador confiable de sequías agrícolas, particularmente en las regiones con mayor inseguridad alimentaria del África Subsahariana, lo que la convierte en una herramienta simple pero poderosa para respaldar una alerta temprana eficaz de la inseguridad alimentaria, salvando así vidas y medios de subsistencia".