Publicado 29/05/2020 18:19:19 +02:00CET

Fundación Artemisan reclama la labor de los cazadores para prevenir los incendios forestales

Llamas en el incendio forestal de Terque (Almería)
Llamas en el incendio forestal de Terque (Almería) - INFOCA

   MADRID, 29 May. (EUROPA PRESS) -

   Fundación Artemisan ha reinvindicado el papel que juegan los cazadores para evitar incendios, ya que cada año el sector invierte en torno a 54 millones de euros en mantenimiento y adecuación de pantanos, en pocas y mejoras en el monte como cortafuegos y cortaderos, según datos del Informe de Impacto Socioeconómico de la Caza en España, elaborado por la consultora Deloitte.

   Así, ante las puertas de la época de mayor riesgo de incendios forestales, Artemisan advierte de que debido a las abundantes precipitaciones registradas esta primavera y al retraso en muchos trabajos en los campos y montes debido al estado de alarma para frenar la pandemia del coronavirus, el colectivo considera fundamental recordar "el imprescindible" trabajo del sector cinegético en la prevención y actuación frente a incendios forestales.

   Así, añade que "miles" de guardas de coto en toda España son agentes activos de prevención y un primer foco de alerta, con comunicación inmediata a las autoridades, tanto ante el inicio de un incendio forestal, como ante cualquier mala praxis que pueda aumentar el riesgo de que se propague el fuego.

   Por ello, la fundación eleva al sector de la caza al "principal agente privado y que las inversiones de conservación medioambiental que realizan permiten mejorar las zonas rurales y minimizar el riesgo de incendios a través del cuidado del entorno.

   En ese sentido, considera que "no es casualidad" que las grandes zonas de caza mayor, como Sierra Morena, Montes de Toledo, Serranía de Cádiz* son históricamente espacios con pocos incendios forestales, consecuencia de varios factores, entre ellos, un manejo sostenible del espacio, la presencia de los guardas, las torretas de vigilancia, los cortaderos o la red de balsas de agua, entre otros.

   Al mismo tiempo, subraya también el papel de las especies cinegéticas, especialmente las de caza mayor a las que considera "máquinas desbrozadoras" y elogia el de los cazadores que apoyan los trabajos de extinción cuando es necesario, renuevan los puntos de agua y comida y distribuyen alimento para facilitar la población animal afectada.

   Finalmente, Fundación Artemisan insiste en la importancia de hacer un reconocimiento público al trabajo y compromiso de los cazadores y gestores de los terrenos cinegéticos y les anima a seguir trabajando para ser "parte fundamental" en la lucha contra los incendios, especialmente en la temporada estival.