Publicado 02/03/2021 14:27CET

Greenpeace reclama la "mayor ambición" en la nueva normativa para proteger las aguas contra nitratos agrarios

Archivo - Acción de Greenpeace en la macrogranja industrial de Hellín, Albacete, para exigir una moratoria estatal inmediata a la ganadería industrial y la reducción de la cabaña ganadera por su impacto en el cambio climático.
Archivo - Acción de Greenpeace en la macrogranja industrial de Hellín, Albacete, para exigir una moratoria estatal inmediata a la ganadería industrial y la reducción de la cabaña ganadera por su impacto en el cambio climático. - PEDRO ARMESTRE - Archivo

   MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Greenpeace ha reclamado la "mayor ambición" en la modificación del Real Decreto sobre protección de las aguas contra la contaminación provocada por nitratos y fuentes agrarias que el Gobierno publicó este lunes y añade que las medidas para lograr ese objetivo la ONG pasan por limitar las granjas cárnicas en régimen intensivo.

   Greenpeace califica el borrador que modificará el RD261/1996 como "insuficiente pero en la buena dirección" para prevenir y corregir la contaminación de las aguas, continentales y litorales, causada por los nitratos de origen agrario, desde los excrementos del ganado, a los fertilizantes sintéticos y el aumento de la eutrofización que provoca el crecimiento de algas descontrolado en el medio acuático.

   Para la ONG el futuro Real Decreto debería permitir "al menos" un 50 por ciento la emisión de nitratos para el año 2030 y recuerda también que la Comisión Europea ha pedido a España que reduzca las emisiones contaminantes de la ganadería industrial.

   Greenpeace señala que en un cuarto de siglo las cabezas de porcino han aumentado un 67 por ciento lo que ha generado una "presión sin precedentes" sobre el agua y el medio ambiente. En julio de 2020 la Comisión Europea emitió un dictamen motivado al Reino de España en el que exigía que presentara medidas para prevenir y reducir la "grave contaminación" de las aguas por nitratos.

   El responsable de la campaña de agricultura de Greenpeace, Luis Ferreirim, ha celebrado que "por fin", tras 25 años se reforma un decreto que se planteó cuando comenzaron a despegar las macrogranjas. Sin embargo exige que en la reforma legal se apueste por "la mayor ambición posible" porque la contaminación actual del agua por nitratos es "grave".

   "Es hora de actuar contra el envenenamiento del agua por parte de la agricultura y ganadería industriales porque sin agua no hay vida, sin agua no hay pueblos", ha demandado.

   El número de cabezas de porcino desde 1996 ha crecido un 67 por ciento ya que entonces había 19 millones de ejemplares mientras que en la actualidad la cifra supera los 31 millones de cerdos. De hecho, ya en 1996 habían aumentado un 418 por ciento respecto a 1961, puesto que entonces la cabaña era de 6 millones de cabezas. Ferreirim añade que a los cerdos se suma el incremento de la cabaña de vacuno y de aves de corral en régimen intensivo algo que a su juicio provoca una "presión sin precedentes sobre el medio ambiente" y, "en particular sobre las masas de agua".

   La ONG anuncia que presentará aportaciones al texto en el marco del proceso de participación pública que terminará el próximo 31 de marzo para tratar de que el nuevo Real Decreto sea "lo suficientemente ambicioso como para lograr una reducción de al menos un 50% la emisión de nitratos para el año 2030".