Los geólogos alertan de los peligros de erosión y desertización en las zonas quemadas en Valencia y Murcia

Extinción Del Incendio De Hellín
JCCM
Actualizado 03/07/2012 20:33:50 CET

MADRID, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

Las zonas quemadas en los incendios de la Comunidad Valenciana y Murcia pueden generar un proceso de erosión y desertización, por lo que las tierras serán menos fértiles y aumentará el riesgo de riadas, que provocarán un efecto dominó sobre otras actividades y recursos humanos, según ha alertado el Ilustre Colegio de Geólogos (ICOG).

Así, los geólogos consideran que es necesario hablar de daños medioambientales además de los económicos y sociales y apuestan por aumentar las labores de prevención y planificación mediante un voluntariado invernal que prepare los bosques para el verano.

Además, el colegio profesional califica de "catástrofe medioambiental" los incendios que han acabado con casi 50.000 hectáreas de la Comunidad Valenciana y cuyos efectos "se sufrirán durante años".

Al mismo tiempo, alerta de que la pérdida de masa forestal impedirá la atracción de humedad hacia la zona de Levante y disminuirán las precipitaciones. Asimismo, otro de los peligros es que la desertización hará menos fértiles las tierras, mientras que la erosión provocará mayor riesgo de riadas y daños graves con las tormentas.

El Colegio de Geólogos añade a estas nefastas consecuencias que la deforestación supone la pérdida de sumideros de CO2, lo que agravará las "fatales consecuencias" del calentamiento global en el área mediterránea.

En este contexto, el Colegio considera que es necesario empezar a hablar de daños medioambientales, no solo económicos y sociales, porque las secuelas sobre el medioambiente producen un "efecto dominó" sobre otras actividades y recursos humanos".

De este modo, propone la creación de un voluntariado invernal en el que se procure una mayor participación ciudadana que contribuya a realizar tareas de prevención y preparación de los bosques de cara al verano.

Finalmente, el Colegio de Geólogos reitera él su compromiso con la investigación, la prevención y la planificación mediante "herramientas tempranas" que actúen en la raíz del problema antes de esperar a que se desencadene la catástrofe. "Invertir en medioambiente siempre es un negocio rentable a largo plazo", señala e insiste en que es "indispensable establecer una estrategia común frente a los riesgos naturales y ante el cambio climático por parte de todas las instituciones públicas".