ONG conservacionistas reclaman acciones urgentes para proteger la biodiversidad marina europea antes de 2020

Publicado 13/11/2018 16:44:04CET

   MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Las ONG ambientales ClientEarth, Coalition Clean Baltic, Oceana, Seas at Risk y WWF han reclamado este martes acciones políticas urgentes y medidas reales para proteger la biodiversidad marina en Europa, incluso en las áreas protegidas.

   Las organizaciones denuncian que la vida marina de toda Europa está siendo dañada por carecer de una gestión más activa de las áreas protegidas lo que supone un alto riesgo para la biodiversidad de la red Natura 2000, donde el 10 por ciento de las aguas de la UE cuentan con alguna figura de protección.

   Entre las principales amenazas apuntan a la falta de control, el seguimiento y la financiación de su conservación y las ONG advierten de que los Estados miembro de la UE están a punto de incumplir el objetivo de mejorar la conservación marina para 2020, según lo establecido por la meta 11 de Aichi del Convenio sobre la Diversidad Biológica y la Directiva Marco de la Estrategia Marina de la UE.

   Por ello, exigen un mejor control en estas áreas para garantizar el estado de conservación de las especies protegidas y detener la actividad humana que continúa dañando estos "refugios seguros". Los países de la UE se reunirán en Mallorca en el segundo encuentro europeo del seminario biogeográfico marino para garantizar la conservación y la gestión de los espacios Natura 2000 marinos.

   Las asociaciones ven que uno de los grandes problemas es la falta de protección uniforme entre los distintos países, ya que en la mayoría de los casos, la gestión y el seguimiento de los espacios es incompleta y tienen una financiación insegura, lo que pone en riesgo la creación de una red de áreas marinas protegidas para conservar y restaurar la vida marina en la UE.

   La abogada de Client Earth Conservation WildLife, Tatiana Luján, ha valorado que los países europeos han hecho importantes avances en la designación de áreas marinas protegidas en el papel. Sin embargo, añade que en realidad, estos lugares "solo" protegerán la biodiversidad marina de Europa si se toman medidas concretas.

   "Los Estados miembros deben establecer ahora objetivos que sean coherentes con el estado de conservación de estos sitios, incluida la restauración de áreas que lo necesiten, y garantizar que las actividades, como la pesca, no dañen su integridad ni las posibilidades de su restauración", comenta.

   Por su parte, el secretario ejecutivo de Coalition Clean Baltic, Mikhail Durkin reclama medidas de conservación relevantes y efectivas en las áreas marinas protegidas en el Mar Báltico para alcanzar los objetivos de conservación específicos de las áreas marinas protegidas. "Esto es especialmente urgente para las áreas designadas para la marsopa en el Mar Báltico, en peligro crítico de extinción", ha agregado.

   Por su parte, el director ejecutivo de Oceana Europa Lasse Gustavsson considera necesario pasar del mundo virtual al real porque las áreas teóricamente protegidas "no hacen nada" para preservar los mares europeos de problemas reales como la pérdida de biodiversidad, la destrucción de hábitats marinos y la sobrepesca. "Los daños al medio ambiente se expanden a un ritmo más rápido que los esfuerzos para detenerlos, y los parques marinos dibujados en una hoja de papel no son más que buenos titulares", ha advertido.

   Mientras, la responsable de Políticas Marinas de Seas at Risk, Alice Belin, ha recordado que los gobiernos de la UE se han comprometido a ofrecer mares limpios y saludables para 2020. "Construir una red de Áreas Marinas Protegidas con medidas reales de conservación es un paso clave para hacer que los mares de la UE sean más sanos y resistentes a la actividad humana. Esto puede y debe hacerse en un año", insiste.

   Por último, la responsable de conservación marina de WWF Finlandia, Anna Soirinsuo, recuerda que los países tienen la obligación de alcanzar el 10 por ciento para 2020 y opina que los objetivos de biodiversidad para después de 2020 deberían ser más ambiciosos y alcanzar, al menos, el 30 por ciento.

   "Sin embargo, esta superficie protegida no garantiza una conservación adecuada. Sin un control y seguimiento efectivo, los sitios Natura 2000 son simplemente esquemas en el mapa y no brindan ninguna protección a las especies y hábitats previstos", concluye.

Contador