Publicado 31/10/2022 16:52

La Real Sociedad Canina propone una prueba de aptitud de convivencia para perros como exigirá la ley de bienestar animal

Archivo - Real Sociedad Canina de España
Archivo - Real Sociedad Canina de España - RSCE - Archivo

   MADRID, 31 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La Real Sociedad Canina de España ha presentado su propuesta de prueba de aptitud de sociabilidad que exigirá la ley de protección, derechos sociales y bienestar animal una vez esté aprobada, como requisito para poder tener una mascota.

   El proyecto de Ley de Bienestar Animal incluye la obligatoriedad de hacer una prueba a todos los perros para examinar su nivel de comportamiento en sociedad, con independencia de su raza, ya que eliminará la clasificación de la peligrosidad según la raza sino las características propias y el comportamiento de cada can.

   El texto, actualmente en tramitación parlamentaria, recoge la implantación de un "test para valorar la aptitud" del perro "para desenvolverse en el ámbito social".

   La RSCE está "completamente a favor" de la prueba que plantea la denominada Ley de Bienestar Animal, para así terminar con la estigmatización de determinadas razas por la actual Ley PPP (Perros Potencialmente Peligrosos) cuya eliminación prevé el proyecto de ley. Igualmente, está dirigida a garantizar la armonía de los perros en la sociedad, así como a potenciar los cuidados hacia el animal por parte de sus dueños.

   El test de sociacibilidad que propone la RSCE es un teste adaptable a lo que marca la futura ley más allá de los certámenes caninos y que ya han superado satisfactoriamente más de 4.000 perros, la mayoría ejemplares dedicados al trabajo y el deporte.

   La prueba de la RSCE, ejecutada por profesionales con una larga trayectoria acreditada, se basa en verificar el nivel de sociabilidad de los perros, observando sobre todo las reacciones que muestran ante estímulos que le puedan ocasionar alteraciones de conducta.

   Por ejemplo, reconoce estímulos como un comportamiento agresivo ante otros perros, personas o incluso vehículos que se pueden perfectamente detectar y, con ello, contribuir a la tenencia responsable de los propietarios, además de proporcionarles más información.

   En concreto, la prueba propuesta tiene una duración de media jornada, consta de un módulo teórico y una parte práctica con distintos ejercicios que deben superar los perros y que se desarrollan en dos fases; una, en las instalaciones de una escuela canina preferentemente,

   y otra, en un circuito en ciudad. Estos ejercicios sencillos sirven para acreditar que la convivencia con otros perros, personas y vehículos es correcta.

   Una vez superadas las pruebas, se confirma que un perro tiene el nivel de educación necesario como para saber que acudirá cuando su propietario lo llame, que sabrá caminar o esperar en sus desplazamientos por ciudad o que no se altera, ni desequilibra su comportamiento al cruzarse con otros perros, personas, bicicletas o similares sin asustarse, ni molestar.