WWF alerta de que España "es el mayor importador y exportador de tiburones y rayas de todo el Mediterráneo"

Publicado 12/07/2019 15:09:09CET
Tiburón zorro
Tiburón zorroBRIAN SKERRY

   MADRID, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

   WWF España ha alertado de que España "es el mayor importador y exportador de tiburones y rayas de todo el Mediterráneo, y uno de los mayores comercializadores del mundo, solo superado por Corea", en un nuevo informe presentado con motivo de la celebración este domingo 14 de julio del Día Internacional de los Tiburones.

   En el estudio, titulado 'Tiburones en el Mediterráneo: una llamada a la acción', WWF recuerda que más de la mitad de las 80 especies de tiburones y rayas del Mediterráneo se encuentran amenazadas y casi un tercio están en peligro de extinción y apunta a la sobrepesca como principal causa de esta situación.

   Por ello, considera que España tiene un "papel clave" en su conservación. El coordinador de pesquerías de WWF España, Raúl García, afirma que los tiburones y rayas dominaban el Mediterráneo pero "en la actualidad están en riesgo de desaparecer". A su juicio, "el acelerado empeoramiento" de su situación es "una clara señal del uso de prácticas de pesca irresponsables". Además, aboga por actuar inmediatamente a escala regional para asegurar el futuro de estas especies.

   En todo caso, Libia y Túnez son los dos países que lideran la captura de tiburones en el Mediterráneo, cuyas cifras -4.260 toneladas de Libia y 4.161 toneladas de Túnez- casi cuatriplican las capturas realizadas por España.

   Otras de las amenazas que destaca el informe de WFF sobre estas especies son la intensa presión por el desarrollo urbanístico mal planificado, el turismo masivo, la contaminación y los plásticos. En ese sentido, señala que el problema de los plásticos en los océanos ha pasado a primera plana en los últimos años y afecta también a los tiburones.

   El estudio propone soluciones para poner fin a esta situación como cerrar las zonas donde hay una interacción alta con las especies más amenazadas, proteger zonas esenciales en su ciclo de vida, evaluar el estado de sus poblaciones y conseguir más información sobre su distribución y zonas de reproducción.

   "El reto es inmenso, pero si logran recuperar las poblaciones de tiburones y de rayas, habrán salvado el ecosistema Mediterráneo, asegurando la funcionalidad del mismo en su conjunto", concluye García.

Contador

Para leer más