El arzobispo de Madrid avisa de la "cristianofobia" en países de tradición cristiana como una "patología social"

Inauguración de la III Conferencia Internacional sobre las Religiones
Europa Press
Actualizado 05/11/2018 15:24:50 CET

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

El arzobispo de Madrid, el cardenal Carlos Osoro, ha denunciado ante líderes religiosos del Islam, el Cristianismo y el Judaísmo de todo el mundo la "persecución brutal" que sufren los cristianos en algunos países donde son minoría y también ha advertido de la "cristianofobia" en países de tradición cristiana donde ya es, a su juicio, "una patología social".

"Estamos alcanzando máximos en los niveles de persecución religiosa en el mundo e incluso la cristianofobia en países de tradición cristiana es una patología social a la que no hay que perder la pista si de verdad queremos construir un mundo fraterno, justo y en paz", ha avisado el cardenal, que ha puesto algunos ejemplos de persecución en Siria, Irak, Irán, Egipto o Venezuela.

Así lo ha pedido Osoro durante la inauguración de la III Conferencia Internacional sobre las Religiones y su contribución a la concordia, impulsada por la Fundación Evsen, dedicada en esta ocasión a las minorías religiosas, que se celebra este lunes 5 de noviembre en el Hotel Eurostars Madrid Tower, y que ha reunido a unos 60 líderes religiosos del Islam, el Cristianismo y el Judaísmo de 27 nacionalidades.

Entre ellos se encontraba el arzobispo de Madrid que ha pedido "mutua hospitalidad", "respeto absoluto a las minorías religiosas", así como una "alianza por la paz" entre las confesiones. "Las grandes tradiciones religiosas estamos llamadas a darnos mutua hospitalidad, respeto y a trabajar por vivir y construir este mundo", ha apostillado.

No se trata, según ha precisado, de "competir por ver qué confesión tiene más perseguidos" sino de "denunciar la lógica del odio y la persecución por motivos religiosos, que viola una derecho fundamental como es la libertad religiosa". "Donde no hay libertad religiosa no hay verdadera libertad. Sin su efectividad y vigencia plena se cae el edificio de los derechos humanos", ha insistido Osoro.

En la apertura del foro también ha intervenido el secretario de Estado de Justicia, Manuel Dolz, que ha acudido en el lugar de la ministra Dolores Delgado. Dolz ha destacado el "enorme potencial" de las religiones para "contribuir a la construcción de la paz y la concordia".

Además, ha defendido el derecho a la libertad religiosa y ha subrayado que "el respeto a las minorías en general y a las minorías religiosas en particular es presupuesto indispensable de la convivencia pacífica que no puede sino descansar en la tolerancia, el respeto y el reconocimiento del otro".

Dolz ha defendido que España es "un país de acogida, de libertad y de paz" y ha asegurado que el derecho a la libertad religiosa merece "la máxima protección" con el único límite en sus manifestaciones que el necesario "para proteger el orden público", todo ello en un marco de "laicidad positiva del Estado".

MUSULMANES, JUDÍOS Y ORTODOXOS POR EL DIÁLOGO

Durante la jornada, también ha intervenido el presidente de la Comisión Islámica de España (CIE), Riay Tatary, y ha instado a las distintas confesiones a "librarse del fanatismo y de la ignorancia religiosa que daña a los propios fieles de cada confesión" y a edificar en su lugar "las bases del amor" sobre "las reglas de la justicia y la equidad". Otra necesidad "emergente", ha añadido, es "cuidar las raíces" de su fe "común".

Mientras, el rabino principal de la Comunidad Judía de Madrid, Moshe Bendahan, ha indicado que aunque cuando se habla de paz puede parecer "una utopía", en realidad, "la paz, la fraternidad y el amor es posible".

En la misma línea, el Metropolita de la Iglesia Ortodoxa de España y Portugal, Policarpo, ha apostado por buscar la "sinfonía" en las relaciones entre el Gobierno y las religiones sin caer en un "laicismo excluyente" pero "tampoco en un confesionalismo fundamentalista".

Por su parte, el presidente de la Fundación Evsen --organizadora del evento--, Ali Evsen, ha propuesto a todas las confesiones partir de los valores que tienen en común para alcanzar la paz y asegurar una nueva generación de creyentes. "Hay gente que afirma que hay problemas entre las religiones pero se equivocan. El problema reside en los religiosos, en las personas, no entre religiones", ha advertido Evsen.

Asimismo, ha apostado por educar en la fe a los jóvenes que, a su juicio, hoy viven "desorientados" y alcanzan felicidades "efímeras". "Quiero hacer un llamamiento para que unamos esfuerzos, para mostrar una única postura frente a quienes perjudican el futuro de nuestros hijos y para aumentar el número de personas con fe", ha agregado.