Actualizado 28/09/2006 02:01 CET

Caldera critica "la hipocresía" de Rajoy en las regularizaciones de inmigrantes

MADRID, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, criticó ayer en el Congreso de los Diputados la "hipocresía" del presidente del Partido Popular Mariano Rajoy al culpar a las regularizaciones masivas como causantes de la llegada de inmigrantes, recordando que fue durante el Gobierno del PP cuando se produjeron cinco regularizaciones.

Asimismo, Caldera valoró durante la sesión de Control al Gobierno "la buena gestión" del Ejecutivo socialista, mientras que el Partido Popular pidió al ministro de Trabajo y Asuntos Sociales que "no maquille las cifras" de inmigrantes ilegales que actualmente hay en España, culpándole como "único responsable" de la situación actual.

El ministro Caldera se centró en recordar que la actuación del Gobierno está siendo "más efectiva" que la realizada por el gobierno de José María Aznar, recordando que Mariano Rajoy, por entonces ministro de Interior, fue el "gran regularizador" al dejar, según Caldera, a 700.000 irregulares trabajando en España "cuya gestión tuvo que abordar el gobierno socialista a su llegada".

De este modo, recordó que la política integral abordada por el Gobierno está siendo abordada con coherencia, de forma que se está produciendo "un freno en la llegada de inmigrantes al cooperar mejor con los países de origen y haber multiplicado por tres la ayuda al África subsahariana", aseveró Caldera.

Además, recordó que en lo que va de año se han concedido 116.000 concesiones de trabajo temporal en los países de origen y hay 700.000 personas menos trabajando en la economía sumergida. A estas medidas se unen el hecho de que hayan disminuido las infracciones de los inspectores de trabajo y se hayan agilizado los trámites administrativos.

En cuanto a las repatriaciones, Caldera insistió en que la política de retorno será "más intensa" gracias a los acuerdos de cooperación con la Unión Europea y los países de origen, y señaló que estas repatriaciones se darán "siempre cumpliendo unas condiciones humanitarias y sin necesidad de sedar a nadie" (en alusión al incidente de la repatriación de inmigrantes a Mali durante el Gobierno 'popular').

Asimismo, se mostró partidario de escuchar las alternativas del Partido Popular, siempre que éstas "se hicieran con buena fe y no por haber perdido las elecciones generales".

CRÍTICA DEL PP A LA POLÍTICA MIGRATORIA

En este sentido, la diputada del Grupo Parlamentario Popular María Salom, destacó en su comparecencia en el Congreso que el actual ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, es el "único responsable de la política de inmigración, y le pidió que no "utilizara el típex para maquillar las cifras".

La diputada 'popular' insistió en que la regularización masiva llevada a cabo por el Gobierno sirvió de "efecto llamada", algo que "se ha complementado con una política catastrófica y una falta de previsión que hace que se esté dando una imagen indigna de España", añadió Salom.

De este modo, Salom también insistió en que "en la actualidad hay más irregulares que antes", ya que el efecto llamada está multiplicando "su onda expansiva" y los inmigrantes llegan desde lugares "cada vez más remotos, como Pakistán".

Además pidió a Caldera que preguntara a los ciudadanos de Canarias o las personas hacinadas en los centros de internamiento "si la gestión del Gobierno es buena", advirtiendo que "no se escudaran en lo que hizo el PP, porque la responsabilidad es sólo del Gobierno", añadió Salom.