El Centro de Cuidados Laguna recuerda a su impulsor, Álvaro del Portillo: "Se empeñó en aliviar el dolor ajeno"

Actualizado 04/07/2015 20:27:39 CET

MADRID, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

El doctor Jesús Prieto, que fue médico del primer sucesor de San Josemaría Escrivá al frente del Opus Dei, Álvaro del Portillo, ha asegurado que el futuro beato "se empeñó en aliviar el dolor ajeno con iniciativas sanitarias".

Así lo ha indicado Prieto durante unas jornadas sobre Álvaro del Portillo, que será beatificado el próximo 27 de septiembre en Valdebebas (Madrid). Las Jornadas han tenido lugar en el Centro de Cuidados Laguna, especializado en la asistencia sanitaria de personas con Alzheimer y de pacientes con necesidades de cuidados paliativos.

El doctor de Del Portillo ha recordado como "su amor a Dios y su experiencia de haber padecido varias enfermedades le llevó a tener una gran preocupación por ayudar a aliviar el dolor ajeno".

Esta preocupación se materializó en obras sociales y asistenciales concretas, como el Centro de Cuidados Laguna, el impulso al Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra, y el desarrollo de centros sanitarios en países africanos como República Democrática del Congo, Costa de Marfil o Nigeria.

La especialista en Cuidados Paliativos del Centro Laguna Raquel Puerta, ha destacado en su intervención "la sonrisa amable, el rostro acogedor, la serenidad y la transmisión de paz interior que dispensaba Álvaro del Portillo".

Para Puerta, el trabajo que realiza el Centro Laguna en Madrid desde 2002 está "muy en sintonía con lo que recomienda a los católicos el Papa Francisco: ir a las periferias, a los que sufren, a los que pasan frío".

Con motivo de la beatificación de Álvaro del Portillo se ha lanzado una campaña de donativos para ayudar a varias de estas iniciativas como el Niger Foundation Hospital and Diagnostic Centre, en Nigeria; un programa para erradicar la malnutrición infantil en Bingerville (Costa de Marfil); o el desarrollo de cuatro ambulatorios dependientes del Hospital Monkole, en la República del Congo.