Actualizado 21/04/2019 22:43 CET

¿Cuál es el origen del mito del monstruo del Lago Ness?

Lago Ness, monstruo, mito
Foto: EUROPA PRESS

MADRID, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

El 21 de abril de 1934, el diario británico Daily Mail publicaba una fotografía que, atribuida al cirujano R.K. Wilson, mostraba la figura de una criatura de cuello largo que emergía de las aguas del lago Ness, en Escocia. Hoy se cumplen 85 años de esta imagen pero, ¿de dónde viene el mito?

Según explica la cadena británica BBC, los avistamientos de 'Nessi', como cariñosamente se ha apodado al 'monstruo del lago Ness', datan de hace más de 1.500 años. En concreto, la primera historia que parece tener algo de relación con este 'ser' data del 565 d.C., y tiene como coprotagonista al misionero irlandés Columba de Lona. La leyenda cuenta que este santo se encontró con un mounstro gigante en el río Ness, que desemboca en el lago del mismo nombre.

Además de la historia de Columba de Lona, otros mitos relativos a "caballos acuáticos" se han extendido en Escocia durante años, y hay quien opina que han podido inspirar a los que cuentan la historia de 'Nessi' aunque, eso sí, en este caso no se trata de un caballo acuático, sino que hay quienes están totalmente convencidos de la existencia de una criatura que vive y respira bajo el agua y cuya forma se parece a la de un dinosaurio de cuello largo.

Los avistamientos de 'Nessi' se fueron sucediendo de forma constante, y el 'ser' adquirió notoriedad en 1933, cuando un diario local de la zona publicó un artículo en el que describía la acción del monstruo como un chapoteo producido en el agua del lago que parecía estar causado por dos patos peleándose.

Durante el siglo pasado, han sido cientas las personas que dicen haberlo visto, he incluso han circulado multitud de supuestas imágenes suyas, aunque la mayoría han resultado ser falsas.

El pasado año Gary Campbell, un vecino de Inverness (Escocia) que mantiene un registro de todos los avistamientos producidos, alertó de que era la primera vez desde 1925 que nadie decía haberlo visto en el periodo de un año, según publicó la BBC.

Campbell, que tiene apuntados más de 1.000 registros de personas que decían haber visto a la criatura, se mostró preocupado por no saber "a dónde ha podido ir" pues el lago, como bien recuerdan desde Live Science, no tiene salida al mar ni caminos subterráneos conocidos.

Ellos apuestan por la extinción del animal, si es que alguna vez existió, como única explicación a que un animal así "se desvanezca" cuando ha estado viviendo tantos años en un lago de apenas 20 kilómetros de largo y una milla (1,6 kilómetros) de ancho.