Cuatro de cada diez presos sufre trastorno mental

Actualizado 22/03/2012 17:37:21 CET
Sardina Y Ayán Firman El Acuerdo Entre La Fundación Manantial Y Caja Madrid
EUROPA PRESS

MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

El 41 por ciento de los reclusos penitenciarios españoles sufre algún tipo de trastorno mental, según se ha extraído del estudio PRECA, liderado por el director del área de Hospitalización Psiquiátrica Parc Sanitari Sant Joan de Deu de Barcelona, el doctor Enric Vicens. El especialista también ha asegurado durante la presentación de este trabajo de investigación que "el 84 por ciento ha padecido alguna enfermedad mental a lo largo de su vida".

A juicio del especialista, el trastorno mental "es cualquier alteración de la actividad mental acompañada por un malestar y por la interferencia social y personal". Algunas de las tipologías del mismo son "el trastorno de ansiedad, el de estrés postraumático, el psicótico, el fóbico o el esquizofrénico", sostiene. Sin embargo, considera que "existe una estrecha relación entre ellas y el consumo de drogas".

En la actualidad, el 17 por ciento de los reclusos enfermos lo son por este hábito, el 23 por ciento por culpa de la ansiedad, el 15 por ciento por el trastorno anímico y el 4 por ciento por uno de tipo psicótico", subraya. Las drogas más consumidas dentro de la cárcel "son el cannabis y la cocaína", pero lo que más lamenta el experto es que la estancia en el centro penitenciario "reduce pero no elimina su consumo".

El estudio, que ha sido realizado en cárceles de más de 1.000 internos de las comunidades de Cataluña, Aragón y Madrid, se ha servido de las entrevistas a 707 presos elegidos al azar y ha sido financiado por la beca del Fondo de Investigación Sanitaria (FIS). Durante el proceso de análisis sólo se han estudiado a hombres, ya que "la proporción con las mujeres es de 9 a 1", matiza Vicens.

Los cuestionarios, que han sido validados por la comunidad científica internacional, han sido realizados por psicólogos y expertos, y han arrojado el dato de que "en un día cualquiera en una cárcel conviven 175 enfermos por causas de drogas, 80 por depresión, 42 por trastorno psicótico, 36 por uno de tipo obsesivo y 10 por trastorno bipolar", señala el galeno.

LA PREVALENCIA ES 5 VECES MENOR EN LA POBLACIÓN GENERAL

Otra de las conclusiones que se han extraído del trabajo de investigación es que la prevalencia de las enfermedades mentales en los reclusos "es 5 veces mayor que en la población general", sintetiza. Además, los enfermos que toman drogas "tienen 3 veces más de posibilidades de reincidir", dato que se recrudece hasta 5 veces más si el preso ha cumplido condena en más de una ocasión.

Para Vicens, "es necesario que existan programas de detección y tratamiento psiquiátrico en los centros penitenciarios", guante que han recogido la Fundación Manantial y la Obra Social de Caja Madrid, que han firmado este jueves un convenio para diseñar un Plan de Atención Integral a personas con trastorno mental grave en el ámbito penitenciario.

"La Obra Social apoya a las asociaciones mentales para que sea conocida la realidad de estos enfermos y se entierren determinados estigmas", asegura la directora del área de Acción Social y Asistencial de Obra Social Caja Madrid, María Fernanda Ayán. Para ella, "se está intentando mejorar la atención temprana para reducir el índice de suicidios" de estos presos enfermos.

Además, considera fundamental "integrar socialmente a estas personas, ya que sólo el 5 por ciento de ellas tiene un trabajo regular". Para ello, y para otras acciones sociales, esta caja de ahorros trabaja en 344 proyectos para los que ha invertido 50 millones de euros.

"HAY QUE CONSIDERAR LA RELACIÓN CAUSA-EFECTO" PARA ATENUAR UNA CONDENA

Por su parte, el presidente del patronato de Fundación Manantial, Francisco Sardina, ha explicado que con los fondos obtenidos, "se han desarrollado programas para formar a jueces y fiscales ante la inadvertencia que hay sobre las enfermedades mentales". En referencia a ello, el doctor Vicens ha indicado a Europa Press que riesgo de simulación de enfermedad para atenuar una condena "siempre hay", pero ha subrayado que "hay que discriminarla".

En su opinión, el juez "puede solicitar una evaluación pericial realizada por psiquiatras ante la sospecha de trastorno mental". Sin embargo, considera que "es importante que el estado mental esté en relación con el hecho delictivo, que sea causa-efecto".

En cuanto a la situación actual de la titularidad de las competencias sobre los presos enfermos, Sardina ha recordado que "el Gobierno y las comunidades autónomas no encontraron un consenso en la legislatura anterior". Por ello, demanda que el nuevo ejecutivo acometa esta tarea.

Por último, el subdirector de Tratamiento y Gestión Penitenciaria de Instituciones Penitenciarias, Javier Nistal, ha considerado que lo adecuado es "combinar los recursos de las diferentes administraciones". A su juicio, todos los profesionales de la prisión "deben tener responsabilidad con estos internos" y, tras cumplir la pena, "es importante que sean derivados a centros sanitarios que permitan su integración social". Con ello, "se conseguiría reducir costes sociales y económicos, ya que se evitaría que volvieran a reincidir", concluye.