Editores de prensa mundial apoyan a Europa Press y 'Diario de Mallorca' y exigen la devolución del material confiscado

Actualizado 13/12/2018 21:56:57 CET
Periodistas de EP y Diario de Mallorca en la concentración por la libertad prens
EUROPA PRESS

Querella de Europa Press y Diario de Mallorca: el auto es un ataque letal para la vida en democracia

Trabajadores de Europa Press se concentran en Madrid

CGPJ: "Sin una prensa libre, no es posible una sociedad democrática"

MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias (WAN-IFRA) y el Foro de Editores Mundiales (WEF) han condenado los hechos acaecidos en las redacciones de Europa Press y el 'Diario de Mallorca' en Baleares, tras la incautación de teléfonos móviles, ordenadores y documentación de dos periodistas en el marco de una investigación sobre una información periodística relativa al 'caso Cursach'.

"Estamos consternados por que la policía haya socavado la libertad de prensa al intentar incautar material periodístico que corre el riesgo de exponer información sobre fuentes confidenciales", ha afirmado el consejero delegado de WAN-IFRA, Vincent Pèyregne.

Asimismo, Pèyregne ha defendido que "la protección de la fuente es fundamental para la profesión del periodismo" y ha advertido de que "sin ella, los medios no pueden operar de manera independiente o esperar que la confianza pública se imponga".

"Apoyamos plenamente a Europa Press y 'Diario de Mallorca' en su lucha legal, y exigimos a las autoridades españolas que cesen sus investigaciones criminales, devuelvan los materiales incautados y renueven su compromiso de defender, en lugar de criminalizar, el periodismo", ha manifestado.

El martes 11 de diciembre agentes de Policía Nacional se presentaron en la sede de Europa Press en Palma de Mallorca, junto con la letrado de la administración de justicia, para exigir la entrega del material requerido en una resolución judicial del juez de Instrucción número 6 de Palma de Mallorca, Miguel Jesús Florit Mullet.

Pese a que se les manifestó, en reiteradas ocasiones, que dicha actuación violaba el secreto profesional, en ejecución del auto judicial se incautó del teléfono móvil de la periodista Blanca Pou, junto con su tarjeta SIM y su tarjeta, dos ordenadores propiedad de la empresa, un pendrive de la citada periodista y diversa documentación en papel.

Asimismo, los citados agentes le exigieron que les facilitase las claves de acceso a dicho teléfono móvil, la tarjeta SIM y la caja fuerte de Android del mismo, que dicha periodista se vio obligada a facilitar.

Por lo que respecta al 'Diario de Mallorca', ese mismo 11 de diciembre se requirió al periodista de este periódico José Francisco Mestre, también por agentes de la Policía Nacional, la entrega de su teléfono móvil y sus claves de desbloqueo, después de convocarle para que acudiera a la sede de los Juzgados.

Obtenido su propósito, dos agentes de la Policía se desplazaron poco más tarde a la sede del 'Diario de Mallorca' para solicitar la entrega de un ordenador. Llegados al lugar, la directora del periódico les manifestó que no se haría entrega voluntaria del ordenador que buscaban, ante lo cual los agentes manifestaron que volverían en otro momento.