Publicado 09/11/2015 20:14CET

España ve riesgo de "desnaturalizar" el plan para reubicar refugiados de Italia y Grecia si se ayuda a Suecia

BRUSELAS, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, ha mostrado este lunes ciertas dudas a la ayuda solicitada por Suecia para acogerse al plan de reubicación de refugiados, en principio creado para Italia y Grecia, porque tema que pueda "desnaturalizar" el proyecto.

"Nos parece que es una petición que debe ser estudiada, pero con mucho cuidado, porque no es lo mismo la situación en Italia y Grecia, que son frontera exterior de la UE, que la de Suecia, que recibe a personas de movimientos secundarios", ha resumido Fernández Díaz en declaraciones a la prensa en Bruselas, al término de una reunión extraordinaria de ministros de Interior de la UE.

El programa para reubicar demandantes de asilo fue pensado inicialmente para dar apoyo a Italia y Grecia, cuya capacidad de acogida se vio sobrepasada por la llegada de miles de refugiados; aunque la Comisión Europea propuso que Hungría pudiera hacer uso de 54.000 plazas del programa para redistribuir en le resto de la UE a parte de los inmigrantes llegados a su territorio.

El Gobierno de Víktor Orbán, sin embargo, rechazó participar en el programa para evitar que su país fuera considerado "país de entrada" a la Unión Europea, y esas 54.000 plazas quedaron en la reserva. Ahora las autoridades suecas han declarado estar desbordadas por la afluencia de inmigrantes que llegan al país solicitando protección internacional y han pedido ayuda a sus socios.

El asunto no ha sido tratado aún a nivel de ministros, porque es necesario primero una propuesta formal por parte de la Comisión Europea que detalle las necesidades de Suecia y ponga una cifra al número de refugiados que quiere reubicar. Después corresponderá a los Veintiocho valorar la petición.

En este contexto, Fernández Díaz ha incidido en que Suecia "no está en la misma situación" que Italia y Grecia, porque la presión migratoria que registra procede de desplazamientos "secundarios". Si se abriera esa posibilidad, ha añadido el ministro español, otros países "podrían acogerse y desnaturalizar" el mecanismo de reubicación.

DERECHO AL ASILO, NO A ELEGIR DESTINO

Entre los asuntos que han discutido los Veintiocho en la reunión de Interior, uno de los elementos fundamentales ha sido las dificultades que encuentran cuando solicitan la colaboración de los refugiados para tomar sus huellas e identificarlos, con el objetivo de tramitar sus peticiones de asilo.

Por ello, el texto de conclusiones que han redactado en la reunión recuerda que el derecho comunitario contempla la posibilidad de detener a los inmigrantes irregulares o demandantes de asilo que se nieguen a colaborar.

La detención sería de seis meses prorrogables a un máximo de 18 meses y siempre dependerá de la decisión del las autoridades nacionales, tras examinar la situación "caso por caso", recalcan fuentes europeas.

Preguntado por ello, Fernández Díaz ha evitado aclarar si el Gobierno es partidario de aplicar esta norma para convencer a los refugiados para que colaboren.

"Somos partidarios de todo aquello que, respetando los derechos de las personas, garanticen la operatividad del mecanismo. El derecho de asilo es un derecho, pero una cosa es el derecho de asilo y otra, el derecho que no existe a elegir, además, el destino dentro de la UE", ha aseverado.

España es uno de los cinco Estados miembros que ha iniciado la puesta en práctica del programa piloto para recibir en su territorio a los primeros refugiados reubicados por el plan europeo. En total, 147 personas han sido trasladadas a Suecia, Finlandia, Luxemburgo, Francia y España.

A España llegaron los doce primeros refugiados este domingo, en un vuelo programado inicialmente para 20 personas. El Gobierno ha notificado que cuenta con 50 plazas inmediatas, por lo que Fernández Díaz ha confiado en que los siguientes refugiados lleguen "en próximas fechas".

Para leer más