Actualizado 23/03/2007 21:55 CET

El fiscal pide 78 años para los 9 acusados del caso de la Piedrona en el que se incautaron 350 kilos de coca

OVIEDO, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

El fiscal especial antidroga, José Perals, pide 78 años de prisión para 9 personas acusadas de traficar con cocaína que ocultaban en dos piedras gigantes de granito. La operación se efectuó bajo el nombre de 'La Piedrona', ya que la droga llegó a España oculta en el interior de un gran bloque de granito que fue desembarcado en el puerto de Vigo y que aparecieron enterrados en la finca 'La Canterona' de la localidad asturiana de Villaviciosa, según el escrito del ministerio fiscal al que tuvo acceso Europa Press. En la operación se incautaron 350 kilos de droga.

Los acusados José Alfredo A. G., Covadonga P. F., compañera del anterior, y Alicia G. G., madre del primero se dedicaban a la introducción en España de cocaína en "grandes cantidades". De este modo en el último trimestre de 2004, con esa finalidad de introducir una gran cantidad de dicha sustancia estupefaciente en España, hicieron los preparativos oportunos para la recepción de un cargamento de droga que vendría oculto en el interior de un gran bloque de granito, según la fiscalía.

Para ello, según el escrito fiscal, Ernesto E. Z., titular de pasaporte brasileño, se desplazó hasta España en el mes de diciembre de 2004, visitando la finca 'La Canterona' en Villaviciosa, que había adquirido en el año 2001 a José Manuel A. F., padre del acusado José Alfredo A., realizando la compraventa a través de la acusada Alicia G. G. que había figurado como apoderada del mismo.

Perals sostiene en su escrito que la introducción de la droga en España se hizo utilizando la sociedad 'Parimpex' de Brasil que exportó 5 bloques de granito, en el que ocultaban 1.000 kilos de cocaína, aunque en Villaviosa sólo se localizaron dos bloques de grandes dimensiones, en uno de los cuales --de 2 metros por 2'95 metros por 1,77 metros-- se había transportado la droga. La empresa importadora de los bloques fue Granitos Latinos, quien los adquirió para la empresa Topi Asturias 2004, sociedad limitada que había sido constituida por María Ángeles C. F. en octubre de 2004 por indicación de la acusada Alicia G. G.

Los bloques de granito llegaron al puerto de Vigo el 19 de diciembre de 2004, estando allí para la recepción de los mismos una persona llamada Sandro, que no ha sido plenamente identificada, mantiene el fiscal en su escrito, representante de Granitos Latinos, y la acusada Alicia G., que utilizaba el nombre de la empresa Topi Asturias 2004.

El bloque de granito con la cocaína en su interior se trasladó, siguiendo las indicaciones de Alicia G. G., quien pagó dicho traslado, en enero de 2005 hasta la finca 'La Canterona' de Villaviciosa, según el ministerio público

El acusado Ernesto E. Z. se desplazó hasta Asturias a finales del mes de enero de 2005 para controlar la actividad realizada en la introducción y posterior distribución de la droga en España.

Por su parte, los acusados José Alfredo A. G. y Covadonga P. fueron vendiendo la cocaína recibida, teniendo entre los compradores a Francisco Juan R. P. alias 'Pacho', de Bilbao, quien distribuía la cocaína en el País Vasco, según el escrito del Ministerio Fiscal.

Para la realización de tales ventas, continua Perals en su escrito, los acusados quedaban citados en un chalet propiedad de Francisco J. R., 'Arenas de Oro' en la localidad de Laredo (Cantabria), en el cual efectuaban los intercambios, dejando en el mismo Francisco Juan R. P. el dinero previamente recaudado con la venta de la droga y José Alfredo A. G. y Covadonga P. la sustancia estupefaciente.

Por su parte, Jesús María A. F., socio de Francisco J. R. P. en la distribución de cocaína, era propietario del chalet 'Arenas de Oro', también de Laredo, y auxiliaba a Francisco J. R. en sus actividades ilícitas.

A lo largo del año 2005 , en al menos tres ocasiones Alfredo realizó viajes a Laredo con esta finalidad, los días 23 y 27 de febrero y el 5 de marzo de 2005, habiéndole acompañado este último día Covadonga P., quien participó en la transacción económica. A su vez a Francisco J. R. le acompañó su mujer Judith A. M. K. M, quien también le ayudaba en sus actividades ilícitas.

CHALET 'ARENAS DE ORO'

Y finalmente, el 13 de abril de 2005, José Alfredo A. G., circulando en un vehículo a nombre de Covadonga P. F., se trasladó desde su residencia en Quintueles (Asturias) hasta Laredo (Cantabria) y le llevó a Francisco J. R. P 4 kilos de cocaína valorados en 120.000 euros, que dejó en el chalet de 'Arenas de Oro', recogiendo a su vez una tableta de 200 gramos de hachís, valorados en 970 euros que éste le había dejado para Covadonga P., abandonando el chalet y siendo detenido poco después.

En el momento de su detención a Alfredo A. se le ocupó una tableta de forma rectangular de hachís. Igualmente se procedió a la detención del acusado Luis U. cuando iba a entrar en el citado chalet a recoger la droga por indicación de Francisco J. R. P. y a éste último se le detuvo también en la localidad de Laredo. En el momento de su detención a Francisco J. R. se le ocuparon 48 billetes de 50 euros y 13 billetes de 40 euros y ocho billetes de 20 euros así como un vehículo de gran cilindrada.

En el domicilio de José Alfredo A. G. y Covadonga P. en Quintueles se encontraron, en la realización de la entrada y registro autorizada judicialmente, cuatro tabletas de hachís, dos bolsas de plástico con cogollos de Marihuana, billetes, una pistola de gas calibre ocho milímetros de marca Reck y 48 proyectiles de fogueo del calibre ocho milímetros y grandes cantidades de cocaína, entre otros objetos.

Posteriormente, el día 16 de abril de 2005, en la finca 'La Canterona' en Villaviciosa se hallaron 274,951 kilogramos de cocaína valorados en 9.425.883 euros en el interior de tres bidones de los ocho que en total estaban enterrados, y que tenían una capacidad potencial de una tonelada métrica de cocaína.

BLOQUES DE GRANITO ENTERRADOS

En la misma finca se encontraban enterrados dos bloques de granito, en el interior hueco de uno de los cuales se había transportado la droga. El otro bloque de granito, de similares características, había sido importado también, a través de una empresa de Portugal, Cal Norte, por Alicia G. G. y Ernesto E.Z. en el año 2002.

En Cantabria, Francisco J. R. P. suministraba cocaína a Asier G. J., y así ,en concreto, le facilitó 2 kilos de cocaína los días 30 de diciembre de 2004 y el 3 de febrero de 2005, quien a su vez se encargaba de venderla. Y también a Francisco L. C. quien ayudaba al anterior en la tarea de distribución de la droga.

Por ello, el fiscal antidroga pide para José A. A. G.; Covadonga P. F. y Alicia G. G. la pena de 13 años de prisión y multa de treinta millones de euros. Para Francisco R. P., la pena de 11 años de prisión y multa de doscientos mil euros y a Luis María U. G., la pena de 9 años de prisión y multa de doscientos mil euros.

Para Jesús María A. F., la pena de 6 años de prisión. A Judith A. M. K. M., la pena de 4 años de prisión y multa de 60 euros con una responsabilidad personal subsidiaria de 6 días. A Asier G. J., la pena de 5 años de prisión y para Francisco L. C., la pena de 4 años de prisión.

En el escrito del Ministerio Fiscal se pide que se mantenga la prisión provisional comunicada y sin fianza de Alfredo A. G., una vez que transcurra el plazo de 2 años a contar desde el día de su detención, el 13 de abril de 2005, "por considerar que se mantiene el riesgo de fuga y que el mismo se ha incrementado a la vista de la petición de pena formulada contra él".

Lo más leído

  1. 1

    Una explosión en una residencia sacerdotal en pleno centro de Madrid deja tres muertos y una decena de heridos

  2. 2

    Explosión en Madrid | Directo: La demolición controlada de las plantas superiores será mañana a primera hora

  3. 3

    Melania Trump, del luto riguroso a un look de lo más colorido al llegar a Florida

  4. 4

    Sanidad anuncia que el siguiente grupo vacunado serán los mayores de 80 años

  5. 5

    Muere el feligrés de la Parroquia de la Paloma (Madrid) que estaba desaparecido como consecuencia de la explosión