Foxconn, proveedor de Apple, reconoce que en una de sus fábricas chinas trabajaban menores de 16 años

Actualizado 17/10/2012 15:01:39 CET

MADRID, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

El principal proveedor de productos de Apple, la compañía Foxconn, ha reconocido que algunos de los participantes en el programa de becas de su fábrica en Yantai, provincia de Shandong (China), eran menores de 16 años, edad legal a partir de la cual es posible acceder al mercado laboral en China.

En un comunicado, Foxconn admite que algunos de los menores, de entre 14 y 16 años, trabajaron en la fábrica durante unas 3 semanas aproximadamente y señala que los hechos suponen no solo la violación de la ley laboral china, sino también de la política de la compañía.

Además, asegura que la empresa está llevando a cabo una investigación en colaboración con las instituciones educativas para determinar las causas que llevaron a los menores a trabajar en la planta de Yantai y evitar que la situación pueda volver a producirse.

Foxconn asegura que no ha encontrado ninguna otra situación irregular durante la investigación llevada a cabo por la compañía en sus diferentes plantas en el país y que trabajará con el gobierno local "para asegurar que la futura participación de las escuelas en el programa de prácticas se realiza sólo después de que se haya determinado que cumplen con la legislación laboral de China y la política de Foxconn".

Sobre el llamado programa de prácticas de Foxconn, la compañía señala que este se lleva a cabo en colaboración con algunos centros de formación profesional y otras instituciones educativas de China. La duración del programa es de entre tres y seis meses y los estudiantes representan el 2,7 por ciento de la fuerza laboral de Foxconn en China.

Según informa The Next Web, la compañía está en el punto de mira desde septiembre, cuando algunos de los estudiantes fueron llamados a participar como becarios, dos meses antes de empezar la escuela. La cuestión salió a la luz en el mismo momento en que Apple aseguró que el personal necesario para la fabricación de componentes de iPhone 5 era insuficiente. En aquel momento, Foxconn admitió que contaba con un programa de prácticas, aunque negó que entre sus empleados hubiera menores de edad.

Las condiciones laborales de las fábricas de la compañía están siendo investigadas desde principios de año, después de varios informes que apuntaban hacia una posible violación de los derechos de los trabajadores relacionada con los salarios y las horas extraordinarias. En febrero, Apple pidió a la Fair Labor Association -entidad que vigila los derechos de los trabajadores en todo el mundo- que comprobase la situación en Foxconn.