Actualizado 30/09/2009 01:43 CET

La Generalitat retira el nivel rojo del litoral de Castellón

VALENCIA, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Generalitat, a través de la Conselleria de Gobernación, retiró este martes el nivel rojo (riesgo extremo) del litoral de la provincia de Castellón y mantiene la preemergencia por lluvias (nivel naranja) en Castellón, Valencia y litoral de Alicante, de acuerdo con el último boletín informativo de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Generalitat indicó en un comunicado que, una vez establecida la preemergencia por lluvias intensas, inmediatamente se puso en marcha el Plan Especial ante el Riesgo de Inundaciones con el fin de proporcionar a los ayuntamientos y organismos de emergencia información actualizada de todos aquellos aspectos de especial importancia relativos al riesgo de inundaciones.

Así, aconseja informarse de la evolución de la situación a través de los medios de comunicación, alejarse de las riberas de los ríos y barrancos y no permanecer en los puentes, así como usar el vehículo sólo si es absolutamente imprescindible, informarse de la situación antes de iniciar el viaje y circular preferentemente por carreteras principales y autopistas. Además, insta a no intentar nunca cruzar un lugar inundado o un puente que ofrezca dudas sobre su resistencia.

En cuanto a los fenómenos tormentosos con aparato eléctrico se recomienda evitar permanecer en lo alto de colinas, mientras que si se está conduciendo, el coche es un buen lugar para permanecer, tras bajar la antena de la radio y cerrar puertas y ventanas, ya que ante la caída de un rayo se crea la llamada 'Jaula de Faraday' que aísla eléctricamente.

En casa hay que cerrar las puertas y ventanas para evitar corrientes de aire porque éstas atraen los rayos, y desconectar los aparatos eléctricos para evitar que sean dañados por subidas de tensión.

En caso de verse sorprendido por la tormenta en el monte y no tener cerca un coche o un refugio, señala que no hay que refugiarse nunca bajo un árbol, ya que podría actuar como pararrayos, de modo que lo más conveniente es esperar que pase la tormenta en cuclillas, quietos, lo más agachados posible, y tocando el suelo sólo con las botas, dado que la goma de las suelas es buen aislante.

Indica que también se puede esperar sentados encima de un objeto aislante, una cuerda enrollada o la mochila si no tiene armadura metálica.